5 de Septiembre Día Internacional de la Beneficencia

0
40

El Día Internacional de la Beneficencia se celebra cada 5 de septiembre según fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 12 de diciembre del 2012 en reconocimiento a los esfuerzos de las organizaciones de beneficencia. El propósito principal de esta fecha es crear conciencia y proporcionar una plataforma común para las actividades relacionadas con la caridad en todo el mundo.

Esta fecha fue concebida en el año 2011 como una iniciativa por la sociedad y el gobierno húngaro para mejorar la organización de eventos especiales para incrementar la solidaridad, la responsabilidad social y el apoyo público para la caridad.

El 5 de septiembre fue elegido para conmemorar el aniversario del fallecimiento de la Madre Teresa de Calcuta (1910-1997) quien fue admirada por muchos por sus obras caritativas y recibió una serie de honores incluyendo el Premio Nobel de la Paz (1979).

La beneficencia o caridad se define como un acto de ayuda a los necesitados sin esperar nada a cambio. Dar dinero o alimentos a personas pobres, enfermas o heridas son ejemplos comunes de beneficencia.

Existen muchas organizaciones benéficas en el mundo que se dedican a proporcionar alimentos, agua, ropa, salud y vivienda a los más necesitados. Además de satisfacer necesidades básicas, algunas organizaciones se dedican a la educación, la protección de la infancia y el financiamiento de investigaciones médicas.

En el Día Internacional de la Beneficencia, las Naciones Unidas invitan a todos sus miembros y organizaciones internacionales y regionales a realizar actividades educativas y de concienciación, y eventos de recaudación de fondos.

La beneficencia puede contribuir a la promoción del diálogo, la solidaridad y la comprensión mutua entre las personas. También puede aliviar los peores efectos de las crisis humanitarias, complementar los servicios públicos de atención de la salud, la educación, la vivienda y la protección de la infancia.

En un mundo cada vez más dividido, los 193 países que componen las Naciones Unidas fueron capaces de ponerse de acuerdo hace dos años y adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que reconocen la importancia del compromiso cívico.

Esos 17 objetivos -que pueden agruparse en seis «elementos esenciales»: la dignidad, los seres humanos, el planeta, la prosperidad, la justicia y las alianzas – tienen el potencial de transformar nuestras vidas y nuestro planeta a través de la armonización y, de esa forma, hacer frente a los desafíos que enfrenta la humanidad. También proporcionan el marco necesario para que las instituciones filantrópicas permitan a todas las personas contribuir al mejoramiento de nuestro mundo.