Parejas sin opciones recurren a bodas ilegales en Israel

Publicado el 23 Dic 2017
Comment: Off

image-229880
JERUSALÉN (AP) — Para la ley israelí, el rabino Chuck Davidson es un delincuente. Sin embargo, la mayoría de los países del mundo no le encarcelarían. ¿Su delito? Celebrar bodas ilegales en desafío al Gran Rabinato de Israel.

Aunque Davidson pertenece a la corriente reconocida oficialmente del judaísmo ortodoxo, forma parte de un creciente grupo de judíos que se salta la ley para celebrar bodas sin la aprobación del rabinato. Los críticos como Davidson creen que la institución se ha vuelto demasiado estricta en su interpretación del derecho religioso, lo que complica de forma innecesaria que las parejas judías se casen.

“Cada vez más israelíes se casan al margen del rabinato”, dijo Michal Berman, directora ejecutiva de Panim, un grupo que representa a organizaciones pluralistas judías israelíes. Sus afiliados celebran bodas ortodoxas, progresistas y seculares en desafío al rabinato.

Se estima que el 20% de los israelíes se casa al margen de la autoridad religiosa, indicó Berman, en comparación con el 16% de 2010. Ella espera que el número siga creciendo, lo que interpreta como un indicio de la creciente falta de fe en la institución religiosa. “Hay formas distintas de ser judío y es mejor reconocerlo”, señaló.

Israel no tiene un sistema de matrimonio civil, y la ley israelí exige que los matrimonios judíos los celebre un rabino autorizado por el Gran Rabinato. Eso implica que las parejas judías que quieren casarse en Israel tienen pocas opciones aparte de una boda ortodoxa.

Una enmienda en la ley israelí de matrimonio aprobada en 2013 estableció una pena de dos años de prisión para cualquiera que celebre o participe en una boda no autorizada. Poco después, Davidson, un rabino estadounidense de 58 años, empezó a celebrar enlaces en rebeldía. Dice que ha oficiado unas 170 desde entonces.

“Un imitador de Elvis en Las Vegas tiene más importancia para el estado que yo, un rabino ortodoxo”, dijo Davidson.

La ley actual impide las bodas entre personas de distinta religión o del mismo sexo. También rechaza ceremonias oficiadas por ramas más progresistas del judaísmo, que son populares entre judíos estadounidenses.

About the Author

Noticias Relacionadas