Guido Gómez afirma DM no se presentará a otra reelección

image-237580
SANTO DOMINGO.- El abogado y dirigente político Guido Gómez Mazara dijo estar seguro de que el presidente Danilo Medina no intentará presentarse como candidato presidencial en las elecciones del 2020.

El ex consultor jurídico del Poder Ejecutivo definió a Medina como un político instintivo y que percibe los riesgos, “por eso, estoy seguro de que no se presentará de candidato en el 2020”.

Gómez Mazara aborda el tema en un escrito que desarrolla en el contexto de recientes pronunciamientos del ex presidente Leonel Fernández sobre el temor de que se modifique la Constitución para abrir paso a la relección en los próximos comicios.

En sus declaraciones, Fernández citó el intento de Horacio Vásquez de modificar la Carta Magna para seguir en el poder, lo que a su juicio dio paso a la instalación de lo que luego sería la más férrea y sangrienta dictadura que representó Rafael Leónidas Trujillo.

Sobre el particular y refiriéndose a la posibilidad de una reelección de Medina, Gómez Mazara dijo que son contextos, épocas y circunstancias, locales y extranjeras, muy diferentes a la época de los años 1928-1930.

A continuación el texto íntegro de las reflexiones de Gómez Mazara:

 

Por qué Danilo no lo intentará en el 20

Tanto Leonel Fernández como Andrés L. Mateo, desde la perspectiva del intelectual que es conciencia crítica y el ex Presidente con una clara y definida agenda política,  abordan un acontecimiento histórico de esencial trascendencia en la vida republicana: las perturbaciones generadas en el país en el marco de la extensión del período presidencial de 1928-30, el afán continuista de Horacio Vásquez y la llegada de Trujillo al poder. Ambos plantean interpretaciones interesantes que, aterrizan en la actual coyuntura, porque para nadie es un secreto la reiterada vocación por perpetuarse, controlar los resortes y eternizarse en el  aparato estatal que seduce a un altísimo porcentaje de nuestros presidentes.

Colocar en el centro del análisis todo el ambiente previo a la emergencia del dictador que por 31 años doblegó a la nación no puede reputarse como un acto de ingenuidad intelectual ni simple argumentación de un dirigente que procura volver al gobierno. Fernández Reyna y Andrés Mateo no tienen una pulgada de tontos, saben los deseos y ambientación tendentes a utilizar interpretaciones constitucionales para habilitar el camino de que el actual incumbente del Palacio Nacional se mantengan más allá del 2020.

Aunque analizado desde perspectivas diferentes, lo que traducen ambos ciudadanos es la tragedia de calcar en la actual coyuntura, un acontecimiento que sirvió de plataforma para una dictadura y el desvío del ritmo democrático orquestado por un hombre que, como Vásquez había construido un muro de respetabilidad en todo el país, desde el momento que su gallardía y valor personal aniquilaron el 26 de julio de 1899 a Ulises Hereaux. Y si bien es cierto que para el acompañamiento de la acción justiciera estuvieron Ramón Cáceres y Jacobo De Lara, nadie podía pensar que el hombre de aquella aventura decorosa terminaría sus días derrotado por el interés de permanecer en el gobierno bajo una torpe interpretación constitucional capaz de producir el 23 de febrero de 1930, el asalto y burla a los deseos de una verdadera transformación democrática.

Discrepo de Fernández y Mateo en lo concerniente al énfasis que ponen alrededor de interpretar la crisis de Vásquez entre 1928- 30 y surgimiento de Trujillo debido a que, ambos priorizan, situaciones de carácter local en el surgimiento de la dictadura. Además, la sociedad dominicana del 2020 no exhibe los niveles de aislamiento propios del período en que asciende el inefable autócrata. Y en ese mismo sentido, y para contextualizar los paralelismos que traducen sus legítimas preocupaciones, resulta materialmente imposible que Danilo Medina reproduzca en la actualidad  maniobras empinadas en tecnicismo e interpretaciones legales que sacaron del poder a Vásquez, e instalaron tres décadas de intolerancia y conculcación de derechos fundamentales. Tiempos diferentes y contexto internacional que sirven de contrapeso a los afanes de perpetuación.

About the Author

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta