Disputas migratorias, la principal amenaza a la unidad de UE

image-254272

En esta imagend el 12 de junio de 2018 proporcionada por el miércoles 13 de junio de 2018 por la ONG francesa SOS Mediterranee, varios migrantes son trasladados del barco de rescate Aquarius a una embarcación de la Guardia Costera, en el Mar Mediterráneo. (Kenny Karpov/SOS Mediterranee via AP)

BRUSELAS (AP) — Olviden el Brexit o una inminente guerra comercial transatlántica. La disputa diplomática de esta semana entre Italia, Malta y Francia sobre quién debería hacerse responsable de más de 600 personas rescatadas en el mar muestra que el mayor desafío que afronta hoy Europa es la inmigración.

No se trata de los cientos de miles de personas llegadas en los últimos años a través del Mediterráneo _muchas en peligrosas travesías, como los rescatados por el Aquarius_ buscando una vida mejor o más segura. Turquía ha recibido más gente. La pequeña Líbano y la convulsa Jordania tienen casi dos millones de refugiados entre las dos.

La crisis que amenaza la misma existencia de la Unión Europea es el enemigo interior: la incapacidad de los 28 estados que forman el mayor bloque comercial del mundo para gestionar de forma colectiva a los inmigrantes que llegan.

La reforma del sistema de asilo se ha quedado varada en el banco de arena de los intereses nacionales. Las cuestiones de quién debe hacerse responsable de los que llegan _y si debería haber un sistema de cuotas para que los países europeos compartan a refugiados_ provocan agrias disputas.

Los países de la UE que llevan años lidiando con el desafío, como Italia y Grecia, por donde entran la mayoría de los inmigrantes llegados por mar, se sienten abandonados por otras naciones de la UE.

En respuesta, algunos países europeos han desplegado tropas, levantado cercas fronterizas o reintroducido de forma temporal los controles fronterizos, socavando la zona europea de viaje sin pasaporte. Otros han recibido a los inmigrantes.

En su mayoría estas acciones por sí solas han molestado a los países vecinos al delegarles el problema. La confianza mutua entre los socios se ha desvanecido.

Los partidos antiinmigrantes han aprovechado el caos, ganando votos al tiempo que fomentan el miedo a los extranjeros.

About the Author

Noticias Relacionadas