Al menos nueve muertos por fuertes lluvias en el noreste de Brasil

0
8

SAO PAULO (AGENCIA EFE).- Al menos nueve personas han muerto y otras ocho resultaron heridas por las fuertes lluvias que desde la madrugada de este miércoles azotan el estado de Pernambuco, en el noreste de Brasil, informaron fuentes oficiales.

Según la Defensa Civil de Pernambuco, las muertes fueron registradas en diversas ciudades de la región metropolitana de Recife, la capital regional, y los equipos de búsqueda y rescate siguen trabajando para localizar al menos a cuatro personas reportadas como desaparecidas, entre ellas una joven embarazada.

El Cuerpo de Bomberos confirmó que tres personas fallecieron en Recife, dos en Olinda y cuatro en la ciudad de Abreu e Lima.

En el barrio de Dois Unidos, en la capital, cinco víctimas fueron rescatadas con vida después de que quedaron atrapadas bajo los escombros dejados por el desplome de una barrera y fueron ingresadas en hospitales de la región.

Según un balance provisional de la Defensa Civil, en los alrededores de Recife se registró un volumen de 101 milímetros de lluvia en un periodo de tan solo seis horas, lo que corresponde a ocho días completos de precipitaciones.

De acuerdo con la Agencia Pernambucana de Climas y Agua, las lluvias deberán continuar en diversas zonas del estado en los próximos días, aunque con una intensidad algo más moderada.

Sin embargo, la entidad emitió una alerta a la población y solicitó que los residentes de las áreas más vulnerables sigan “las orientaciones de la Defensa Civil”.

El temporal provocó además inundaciones en diferentes puntos de la región metropolitana de Recife y varias zonas han amanecido completamente cubiertas de agua.

Ante el estrago causado por los aguaceros, los bomberos, los agentes de la Defensa Civil y los equipos de rescate han tenido que recurrir a balsas inflables para alcanzar a los residentes que han quedado aislados.

En videos difundidos por la población en las redes sociales, testigos documentan el derrumbe de diversas barreras de tierra y árboles, autos completamente sumergidos y animales que fueron arrastrados por las calles debido a las intensas lluvias.

Algunas alcaldías de la región decretaron estado de emergencia, por lo que decenas de personas fueron desalojadas de sus viviendas y las clases fueron suspendidas en varias escuelas de las zonas más afectadas.