Alemania da un paso atrás en la desescalada ante el avance de la pandemia

0
11

BERLÍN (AGENCIA EFE).- Alemania dio un paso atrás en su recién iniciada desescalada ante el repunte de la incidencia, anunció un cierre general para Semana Santa y obligó al comercio minorista de la mitad del país a bajar de nuevo la persiana.

La canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de gobierno de los 16 estados federados acordaron en una tensa reunión de más de 11 horas este paso, ante el ímpetu que ha tomado la tercera ola -con la variante británica ya como mayoritaria- cuando aún no se había aplacado completamente la segunda.

La incidencia acumulada a siete días se situó este lunes en los 107,3 casos por cada 100.000 habitantes, cuando el 15 de febrero era de 58,9 (tras los 197,6 del 22 de diciembre). En las 24 horas previas se registraron en el país 7.709 positivos y 50 muertos. Más de 3.000 personas se encuentran ingresadas con covid en ucis.

La canciller advirtió que la situación es «muy grave» y apuntó la importancia de no «sobrecargar el sistema sanitario». «Tenemos una nueva pandemia con la propagación de la variante británica», señaló Merkel e indicó que esta mutación es «más mortífera, más infecciosa» y provoca convalecencias más prolongadas.

El acuerdo incluye prolongar las restricciones generales hasta el 18 de abril, reducir los contactos interpersonales a una persona no conviviente y prevé incluso los toques de queda en las localidades en las que la incidencia acumulada sobrepase los 100 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en siete días.

En estos lugares, que suponen ya alrededor de la mitad del país, se aplicará el denominado «freno de emergencia» acordado el 3 de marzo y que implica revertir el paso de desescalada del 8 de marzo.

Así el comercio minorista, los museos y centros deportivos deberán cerrar en esas regiones, cuando apenas llevaban dos semanas abiertos. Los colegios, sin embargo, podrán seguir abiertos.

«Era absolutamente imprescindible emplear el freno de emergencia», justificó la canciller.

Además, se prolongarán los festivos de Semana Santa por delante y detrás, entre el 1 y el 6 de abril. Tan sólo algunos comercios esenciales -y con limitaciones- podrán abrir estos días, como gasolineras, farmacias y las tiendas de alimentación.

Durante todos estos días regirá una prohibición nacional de reunión en espacios públicos, igual a la que se aprobó para evitar las aglomeraciones festivas de Nochevieja y Año Nuevo.

«Vemos la intensidad del crecimiento exponencial y creo que los días extra de Semana Santa serán una contribución a los esfuerzos para controlar la pandemia», afirmó la canciller.

La canciller reconoció que el inicio de la desescalada aprobado hace tres semanas conllevaba una serie de «riesgos» que se han acabado materializando.