Angela Merkel: “Son los estados quienes deciden hasta dónde puede llegar el populismo”

0
11

Angela Merkel dejará la política, según anunció, a partir del 2021. Tras haber participado en campañas electorales durante 18 años, como ella misma señala, esta es la primera vez, ante las europeas del 26 de mayo, que no interviene.

¿Diría usted que Europa “nunca antes había estado en tan grave peligro”?

Me cuesta comparar la situación actual de Europa con los peligros que corrió en décadas anteriores porque no me tocó vivir en esa época y porque hoy en día participo activamente en los acontecimientos. Esto se puede valorar mejor desde fuera. Ahora bien, no cabe duda de que Europa tiene que reposicionarse en un mundo que ha cambiado. Algunas de las certezas resultantes del orden de la posguerra ya no son válidas en la actualidad.

¿Cuál ha sido el punto de inflexión más importante de los últimos años?

Evidentemente, la decisión de Gran Bretaña de abandonar la Unión Europea. Además, las crisis del euro y de la inmigración han sido extenuantes.

Los dos proyectos de integración europeos de los años noventa, es decir, la moneda y las fronteras abiertas después de Schengen, fueron acertados e importantes.

Pero se ha constatado que no estaban suficientemente preparados para responder a los ataques y temporales. En cuanto al euro, hemos mejorado. En lo que respecta a Schengen aún no hemos llegado a buen puerto.

Esas dos crisis le han otorgado títulos controvertidos: la canciller de la austeridad, debido a la política de recortes, y la canciller de los refugiados, por no haber cerrado las fronteras. ¿Serán estos sus atributos en los libros de historia?

De ese asunto yo no me ocupo. Lo importante es que la Unión Monetaria y el euro se hayan mantenido.

Las reformas llevadas a cabo en Irlanda, España, Portugal y Grecia han resultado ser correctas, aunque no me cabe duda de que la carga que soportó la población fue enorme. Por otro lado, el tema de la inmigración nos seguirá acompañando durante las próximas décadas.

A lo largo de los últimos cuatro años también hemos experimentado en Europa las consecuencias del terrorismo y las guerras civiles en Oriente Próximo y Oriente Medio y hemos ayudado a los más necesitados.

Al mismo tiempo queda pendiente la tarea de contribuir a que precisamente los países de África también se encaminen hacia un buen desarrollo económico sostenible, cuestión ésta que redunda en interés de las dos partes.