Lula lleva a Naciones Unidas sus problemas con justicia brasileña

0
5

LULABRASILIA (EFE).- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva elevó este jueves a nivel internacional sus problemas con los tribunales y presentó una demanda ante la ONU, en la que se dice víctima de una “persecución judicial y política” en su país.

Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2011, enfrenta desde el año pasado graves acusaciones de corrupción por las que es objeto de diversos procesos que ha denunciado como una “persecución política y judicial”, que en su opinión se confirmó en marzo pasado, cuando fue llevado por la fuerza a declarar en una comisaría.

En ocasiones, el exmandatario ha llegado a vincular esos procesos con el juicio político instaurado por el Senado contra su pupila y sucesora, Dilma Rousseff, suspendida de sus funciones en mayo pasado para responder a la causa que le puede costar el cargo y consolidar en el poder a su antiguo vicepresidente Michel Temer.

Entre otros asuntos, Lula es investigado por supuestos delitos de ocultación de patrimonio, falsificación de documentos y blanqueo de dinero, cargos que ha negado una y otra vez y se relacionan, en su mayoría, con una finca y un apartamento que se sospecha que son de su propiedad y producto de “favores” ofrecidos desde el poder.

Según informó hoy el Instituto Lula, que él mismo dirige, el exmandatario ha decidido llevar sus denuncias respecto a la supuesta “persecución” que sufre al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La demanda fue presentada por el abogado australiano Geoffrey Robertson, especialista en derechos humanos, quien explicó los términos de la acción en un vídeo grabado en Ginebra, a las puertas de la sede de ese organismo de las Naciones Unidas.

Según Robertson, Lula “ha visto su privacidad escandalosamente invadida. Su teléfono, los de sus familiares y los de sus abogados fueron intervenidos. El contenido de muchas de esas conversaciones fue enviado a la prensa y todo eso contraría leyes internacionales y las reglas básicas que protegen la privacidad individual”.

El abogado afirma que “todo esto está siendo hecho por un juez que puede ser un buen investigador de la corrupción, y la corrupción debe ser investigada, pero cuando se trata de juzgar es preciso tener a alguien completamente imparcial”.