Europa no quiere que se use el nombre de sus quesos en productos elaborados por México.

0
6

 

La guerra de los quesos entre México y Europa: la pelea por el manchego, roquefort y parmesano

BBC Mundo, Ciudad de México

¿Cuál sería un nuevo nombre para el queso manchego en México? Es una pregunta que desde hace algunos meses empieza a formularse en el país.

Y es que la Unión Europea solicitó al gobierno mexicano que se prohíba usar el nombre de 56 quesos originarios del viejo continente.

La idea es que solamente a los productos lácteos elaborados en Europa se les llame con el nombre original, como se les conoce en todo el mundo.

La propuesta está sobre la mesa en las negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio entre las dos economías, en vigor desde 1996.

Pero también forma parte de una campaña que la Unión Europea mantiene desde hace varios años para proteger algunos de sus productos.

En el caso mexicano, puede afectar severamente a la industria lechera, de la que dependen 1,1 millones de empleos según datos oficiales.

La Secretaría de Economía sometió el tema a consultas con productores y empresarios.

Hasta ahora la respuesta es negativa, afirma Miguel García, presidente de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec) de México.

“No hay elementos para que el país otorgue la protección que pide la Comunidad Europea”, explica a BBC Mundo.

“Los nombres de los quesos en cuestión se consideran genéricos, son de uso común muy usados en el lenguaje corriente y en las prácticas comerciales”.

La Unión Europea, en cambio, advierte que no busca sólo proteger a sus productores con estas medidas, sino evitar la comercialización de productos falsos o que utilicen los nombres en perjuicio de estas mercancías.

Un ejemplo ocurrió en España donde recientemente se detectó la venta de espárragos supuestamente originarios de Navarra, pero que en realidad procedían de China y Perú.

Y en realidad no es un asunto tan novedoso. El caso más conocido es el de la champaña, que sólo puede utilizarse en los vinos producidos en la región de Champagne, Francia.

El resto de los productos con características similares se denominan vinos espumosos o en el caso español, cavas.

Cuestión de identidad ¿o de mercado?

¿Cuál es el fondo del problema? Oficialmente la Unión Europea pretende que se reconozca la identidad de origen para más de 300 productos distintos.

Se trata de un concepto para definir alimentos, vinos y otras mercancías o servicios con un origen geográfico concreto, y que tienen además características o una reputación de su lugar de origen.

Generalmente esa identidad se refiere al nombre del sitio donde se elabora.

Es el caso, por ejemplo, de los quesos manchego, creado en la región de La Mancha, España, o el parmesano, originario de Parma, Italia.

Esos y otros productos como feta (Grecia) o roquefort (Francia) se fabrican desde hace varias décadas en México, incluso antes de que surgiera la UE.