OMS acepta el trastorno por videojuego como un problema de salud

0
6

REDACCION INTERNACIONAL (ENGADGET).-La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado que por primera vez el trastorno por videojuegos será clasificado como un problema de salud. La Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), que no se actualiza desde 1990, registrará así este trastorno mental, aceptando así que los videojuegos son capaces de provocar diversas patologías (incluida la adicción a los mismos).

En New Scientist apuntan que la definición exacta del trastorno aún no está finalizada, pero el borrador planteado contempla que alguien podría tener un trastorno por videojuegos si, entre otros criterios, le da a los juegos una prioridad inusual en comparación con otras actividades vitales; no es capaz de controlar su conducta con los mismos (en cuestión de frecuencia, intensidad, inicio, finalización, etc.); y esta problemática se prolonga durante un tiempo determinado, a pesar de las consecuencias negativas que conlleva para numerosas áreas de la vida personal, familiar, social, educativa u ocupacional de la persona afectada.

“El comportamiento del juego y otras características son normalmente evidentes durante un período de al menos 12 meses para que se asigne un diagnóstico, aunque la duración requerida puede acortarse si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves”, advierte Vladimir Poznyak, responsable del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.

El CIE-11 se publicará el próximo año, en 2018, y para entonces podremos conocer los criterios diagnósticos definitivos que definan este nuevo trastorno por videojuegos. El mismo Vladimir Poznyak también ha apuntado a New Scientist que “los profesionales de la salud deben reconocer que los trastornos del juego pueden tener consecuencias graves para la salud”.

En El País indican que la OMS empezó a considerar este trastorno hace una década, y tras varios años trabajando con profesionales de salud mental, han admitido la necesidad de clasificarlo oficialmente en su próximo manual de diagnóstico.