Mujeres francesas critican medida sobre violencia sexual

0
8

PARÍS (AP) — La cámara baja del Parlamento francés comenzó a debatir un proyecto de ley dirigido a combatir la violencia sexual y de género, el cual se propuso como resultado del movimiento #MeToo (#YoTambién) pero que está siendo criticado fuertemente por grupos de mujeres.

El gobierno francés indicó que la medida, que estará en manos de la Asamblea Nacional el lunes y el martes, tiene como objetivo proteger de mejor forma a los jóvenes de 15 años o al menos a introducir una nueva disposición sobre que la violación y el abuso sexual pueden resultar de un “abuso de la vulnerabilidad” de la víctima.

Sin embargo, los grupos defensores de mujeres insisten en que el texto no va lo suficientemente lejos. Quieren una declaración explícita de que cualquier persona menor de 15 años no puede dar su consentimiento para tener relaciones sexuales con un adulto. Indicaron que en enfoque actual de la medida minimizaría las violaciones de víctimas jóvenes.

Dos recientes casos provocaron la indignación sobre el tema luego de que las cortes francesas se rehusaron a procesar a un hombre por violación debido a que las autoridades no pudieron probar que hubo coerción. El individuo tuvo relaciones sexuales con niñas de 11 años. La ley francesa no fija una edad legal para dar consentimiento para tener sexo.

Los grupos de mujeres organizaron una protesta frente a la Asamblea Nacional para el martes.

Por su parte, la máxima instancia de la jurisdicción administrativa de Francia, el Consejo de Estado, advirtió al gobierno que fijar una edad legal de consentimiento podría ser visto como una violación a la presunción de inocencia de los adultos y por ende, sería declarado inconstitucional.

A partir de eso, el gobierno decidió cambiar el texto para permitir que los jueces tomen en cuenta la vulnerabilidad de los menores.

El proyecto de ley amplía las limitaciones sobre los crímenes sexuales, permitiendo el enjuiciamiento durante 30 días después de que la víctima cumpla 18 años, en lugar de la edad actual de 20, e impone multas de 90 euros (108 dólares) para el acoso público de género en las calles o en el transporte público.