UE teme que las nuevas políticas italianas generar otra crisis de la eurozona

0
5

BRUSELAS (Reuters) – La emergente coalición de gobierno de Italia probablemente dificulte la integración de la zona euro y podría preparar el escenario de la próxima crisis de la eurozona si cumple con sus planes de reducción de impuestos y alto gasto, temen políticos y economistas europeos.

El antisistema Movimiento 5 Estrellas de Italia y la ultraderechista Liga firmaron un acuerdo para formar una coalición de gobierno, prometiendo un mayor gasto que probablemente pondrá a Italia en rumbo de colisión con la Unión Europea pese a suavizar algunas de sus propuestas más radicales.

Las normas de la UE limitan el déficit presupuestario al 3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y la deuda al 60 por ciento del PIB y obligan a los gobiernos a buscar presupuestos equilibrados.

Con una deuda de alrededor del 132 por ciento del PIB y un crecimiento económico lento, Italia siempre ha sido una preocupación para los responsables políticos de la eurozona.

“Con el gobierno M5S/LN, los problemas subyacentes de la economía italiana, incluido el bajo crecimiento, los mercados laborales inflexibles, el sistema bancario ineficiente y la administración pública no se abordarán, en muchos casos solo empeorarán”, dijo el principal estratega de Nordea, Jan von Gerich, en una nota para los clientes.

“En resumen, la confianza hacia Italia se enfrentará a una dura prueba bajo el gobierno M5E/LN, incluso si ambos partidos no llegan a implementar el programa en su totalidad”, dijo.

La rentabilidad del bono de referencia italiano a 10 años subieron tres puntos básicos el viernes a 2,14 por ciento, su nivel más alto desde finales de febrero. Han subido 26 pb esta semana, el mayor aumento semanal desde marzo de 2017.

Para reducir la deuda, la Liga quiere pedir a la oficina de estadísticas de la UE, el Eurostat, que no tenga en cuenta los 250.000 millones de euros de deuda italiana que ha adquirido el Banco Central Europeo al calcular los niveles de deuda que determina si se cumple con las normas presupuestarias de la UE.

Pero las autoridades de la UE desestimaron la idea y dijeron que dado que Italia era el emisor de la deuda, no importaba quién la tuviera (inversores privados o el BCE), al final era dinero que Italia debía.

“Es una locura. No conlleva ninguna diferencia para el Eurostat, quién tiene la deuda”, dijo un alto alto cargo de la UE.