Aumentan los suicidios de estadounidenses de mediana edad

0
5
Chicago (AP).- Las muertes del célebre chef Anthony Bourdain y la diseñadora de modas Kate Spade destacan un patrón preocupante: el aumento de los suicidios entre los estadounidenses de mediana edad.

Problemas de salud mental, muchas veces no diagnosticados, generalmente tienen algo que ver. Los expertos dicen que conocer las señales de alerta y quién está en riesgo puede ayudar a evitar que una crisis termine en tragedia.

Bourdain, de 61 años, y Spade, de 55, murieron con tres días de diferencia y en un continente distinto esta semana, luego de que un nuevo informe estadounidense mostró un aumento en la incidencia de suicidios en casi todos los estados de Estados Unidos desde 1999. El mayor incremento se registró entre los adultos de mediana edad _de 45 a 64 años_, según el informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Estudios anteriores han insinuado que las recesiones económicas y la crisis de opiáceos en el país contribuyeron al aumento en la incidencia de suicidios en los adultos de mediana edad.

La doctora Christine Moutier, psiquiatra y directora médica de la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio, dijo el viernes que es importante para todas las personas conocer las señales de alerta e intervenir cuando familiares, amigos o compañeros del trabajo parecen estar afligidos. Preguntarles si tienen pensamientos suicidas no es dañino y les deja saber que uno se interesa por ellos, indicó.

La conducta que podría indicar si una persona tiene tendencias suicidas incluye:

_ Hablar sobre sentirse atrapadas, sin esperanzas, ser una carga para los demás o quererse morir.

_ Cambios de humor inusuales o separarse de la familia, los amigos y sus actividades usuales.

_ Regalar posesiones importantes.

_ Un aumento en el uso de alcohol o drogas.

El informe publicado esta semana halló que muchas personas de las que no se sabía que tuvieran antecedentes de enfermedades mentales se suicidaron. Sin embargo, el doctor Joshua Gordon, director del Instituto Nacional de Salud Mental, dijo que ello contradice años de datos recabados, lo que deja entrever que muchos “no fueron diagnosticados ni atendidos. Es muy preocupante”.

Gordon señaló que los médicos necesitan preguntarles a los pacientes cada vez que puedan sobre su estado mental y evaluar sus riesgos de suicidio.