Cinco Gobiernos pidieron a las tecnológicas que incluyan una “puerta trasera” para acceder a los smartphones e investigarlos

0
11

Tecnología – La alianza de inteligencia Five Eyes (los Cinco Ojos en español), que integran los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, publicó un comunicado pidiendo a las empresas de tecnología incluir un acceso a sus dispositivos protegidos por la criptografía.

Los Gobiernos enfatizaron el papel fundamental que juega la tecnología para proteger los datos privados de las personas. Sin embargo, alegan que las agencias de seguridad deberían poder acceder los dispositivos legalmente durante una investigación criminal.

“Los Gobiernos de los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelandia están comprometidos con los derechos personales y la privacidad, y apoyan el papel que la criptografía desempeña en la protección de esos derechos”, escribió la alianza en un informe. “Sin embargo, el uso y la sofisticación cada vez mayor de ciertas técnicas de encriptación presentan desafíos para las naciones en la lucha contra los delitos graves y las amenazas a la seguridad nacional y mundial”.

Los Gobiernos de los Cinco Ojos instan a los proveedores de servicios de tecnología de la información y las comunicaciones a que establezcan voluntariamente soluciones de acceso lícito a los productos y servicios que crean o prestan en nuestros países“, agregó.

En este punto, los Gobiernos se limitaron a recomendar a las empresas a tomar ciertas medidas en línea con su objetivo. No obstante, no descartaron el uso de la fuerza en el futuro: “En caso de que los Gobiernos continúen topándose con impedimentos al acceso legal a la información necesaria para apoyar la protección de los ciudadanos de nuestros países, podemos recurrir a medidas tecnológicas, de aplicación de la ley, legislativas o de otro tipo para lograr soluciones de acceso legales“, advierte el comunicado.

Las empresas tecnológicas rechazan la postura de los Gobiernos, argumentando que forzar a las compañías a dar acceso a sus dispositivos podría comprometer la privacidad de sus usuarios.