Leonel dice la falta de agua en Haití impacta negativamente a República Dominicana

Asegura tecnología es imprescindible para seguridad alimentaria

0
122

Santo Domingo- República Dominicana tiene como uno de sus principales desafíos en el sector agropecuario aprovechar los avances tecnológicos que ha experimentado la humanidad para traducirlos a la sostenibilidad alimentaria nacional.

El expresidente de la República y presidente del Partido de la Liberación Dominicana, doctor Leonel Fernández, hizo el abordaje en el marco de un desayuno-encuentro con productores agroindustriales de la provincia Espaillat.

Fernández, que llegó este miércoles a la pujante provincia norteña para sostener encuentros con dirigentes peledeístas, comerciantes, empresarios, productores, importadores y exportadores, a los fines de escuchar su visión sobre los distintos problemas que les aquejan, destacó cómo  el liderazgo local fortalece la Asociación de Desarrollo.

En el marco de un desayuno con representantes de la agroindustria, el exmandatario refirió que Espaillat es una provincia vital en la producción agropecuaria y, en ese sentido, exhortó a los líderes locales a defender los afluentes y la producción de agua.

 “Y es un tema que va a afectar a toda la Humanidad en el siglo XXl: afortunadamente en República Dominicana nosotros tenemos la manera de resolver el suministro de agua”, resaltó Fernández.

Dijo, sin embargo, que el país tiene problema con el vecino Haití porque éste tiene insuficiencia de producción de agua, de manera que eso puede representar un nuevo riesgo para la República Dominicana.

Para el presidente del PLD, el problema del agua es un tema fundamental para la supervivencia en el siglo XXl, y que en el caso de la provincia Espaillat padece de ese problema, de modo que necesita de la instalación de plantas de tratamiento de aguas residuales.

El político subrayó que para el partido de gobierno, el agua es uno de los principales problemas a enfrentar en una próxima agenda de ejecución gubernamental.

Refirió que en una ciudad como la mocana, de una tradición en la producción de alimentos junto con otras provincias del país, hay que desarrollar planes y programas tendentes a la aplicación de tecnología para mejorar la producción y la productividad, como pudo verificar que ya hacen algunos productores locales.

Fernández dijo que Espaillat tiene una industria avícola que genera 38 mil millones de pesos al año, y que la producción de maíz podría ser rentable en esta ciudad, lo que hay que explorar en el futuro.

Planteó la necesidad de diversificar la producción, pues aunque el país genera el 85 por ciento de los alimentos que consume, hay un porcentaje alto de importaciones de insumos agrícolas sobre los cuales hay que ir pensando para reduciendo esas importaciones.

Para el presidente del PLD no basta con que el país tenga seguridad alimentaria, sino que cuente con un mercado abierto donde pueda colocar esa producción nacional.

“Hay que tener el concepto de que el mundo es un gran súper mercado, y que por consiguiente todo lo que se produce en un país entra a otro país exento del pago de aranceles aduanales”, refirió Fernández.

Reconoció que el mundo no funciona totalmente así, el libre comercio no es exactamente un comercio justo porque hay países en Europa, y en el propio Estados Unidos, que confieren a sus productores y a las exportaciones de esos productos un subsidio.

Citó el caso de Haití que compraba arroz en el mercado local, pero que de un tiempo a esta parte lo adquiere en Estados Unidos a productores que cosechan un cereal de mayor calidad porque son subsidiados por su gobierno.

Concluyó diciendo que los productores nacionales de arroz no pueden competir con sus pares estadounidenses.