Presidente Medina advierte narcotráfico y cambio climático son amenazas más seria enfrenta humanidad

0
205

NUEVA YORK. El presidente Danilo Medina centró su discurso esta noche en el Septuagésimo Tercer Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas en el narcotráfico y el cambio climático, los dos problemas que considera de las principales amenazas a la estabilidad y la seguridad mundial.

“A primera vista, pueden parecer fenómenos muy distintos entre sí, por supuesto. Sin embargo, su nivel de complejidad y su alcance global los convierten en dos de los principales retos que enfrenta la humanidad. En ambos casos, las consecuencias son miles de familias destrozadas, daños colaterales, sobre todo los aspectos del desarrollo humano y Estados desbordados ante la magnitud del desafío al que deben hacer frente”, dijo Medina.

El mandatario dominicano afirmó que el narcotráfico y el crimen organizado son una amenaza a la seguridad y la estabilidad mundial de magnitud parecida al cambio climático.

A continuación el discurso íntegro del presidente Medina.

Excelentísima Señora María Fernanda Espinosa Garcés,
Presidente del Septuagésimo Tercer Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas;
Excelentísimo Señor Antonio Guterres,
Secretario General de la ONU;

Señores Jefes de Estado y de Gobiernos;

Señores Jefes de Delegaciones;

Señores Ministros;

Señoras y señores;

En primer lugar, permítanme felicitar a la Embajadora María Fernanda Espinosa Garcés, por su elección como presidente de esta Asamblea General y desearle todos los éxitos posibles.

Para mí es un gran honor poder dirigirme a ustedes nuevamente como presidente de la República Dominicana.

Para nuestro país esta es una ocasión especial, porque el próximo año la República Dominicana formará parte, por primera vez, del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, como miembro no-permanente.

Por eso quiero empezar agradeciendo, en nombre del pueblo dominicano y el mío propio, a los países miembros de la ONU por el apoyo recibido para formar parte del Consejo de Seguridad.

Agradezco especialmente a los miembros del Grupo de Países de América Latina y el Caribe, el GRULAC, por la confianza depositada en nosotros.

Nuestro propósito durante este periodo será aportar una voz latinoamericana y caribeña a una de las instancias de mayor responsabilidad mundial en el mantenimiento de la paz.

Desde ya, nos comprometemos a hacer valer, tanto en el Consejo de Seguridad, como en esta Asamblea, los mismos principios inquebrantables que nos guían como nación.

El respeto a los derechos humanos, a la democracia, a la libertad y a la diversidad serán, por tanto, el faro que seguiremos para orientar nuestra labor en el Consejo de Seguridad.

Haremos lo posible por honrar la confianza depositada en nosotros, siendo plenamente conscientes de que la estabilidad y la seguridad son objetivos prioritarios, pero también frágiles, que es necesario preservar y hacia los que se avanza paso a paso y día a día.

Tenemos claro que en un espacio en el que se dirimen asuntos que pueden modificar el curso de la historia y el destino de millones de personas, no cabe buscar soluciones fáciles y drásticas que no existen.

En este contexto, nuestro país siempre será un ente de diálogo, de entendimiento y de búsqueda de soluciones pacíficas. Estamos dispuestos siempre para hacer el trabajo de acercar posiciones y defender el consenso, como la mejor herramienta para la paz y el desarrollo.

Por eso, en todo momento promoveremos el acercamiento entre los pueblos a través de la mediación y el diálogo democrático, abriendo espacios hacia un futuro de paz compartida.

Señoras y señores,

Desde su fundación, hace algo más de siete décadas, la Organización de las Naciones Unidas ha cumplido un papel central para crear un mundo más estable y seguro para los seres humanos de todo el mundo.

Sin embargo, nunca podemos considerar esta estabilidad como una conquista definitiva, no podemos bajar la guardia cuando sabemos, por ejemplo, que solo en nuestra región latinoamericana y caribeña todavía el 35% de la población pertenece a la llamada “clase vulnerable” y, por tanto, pueden volver a caer en la pobreza ante cualquier revés.

De la misma forma, en cuanto a la seguridad, es justo reconocer que, como tantas otras cosas, no está muy bien repartida. Todos sabemos que hay territorios en las Américas y todo el mundo donde vivir con tranquilidad y sin temor es casi una utopía, por el control que ejerce el crimen organizado en dichos territorios.

¿Qué podemos hacer entonces para que este sea un mundo cada vez más estable?

¿Qué medidas tomar para que la seguridad no sea patrimonio de unos pocos países, sino que se extienda por todo el mundo y que llegue hasta cada barrio y cada pueblo?

Obviamente no soy el único que se hace estas preguntas. Todos los presentes nos las hacemos.

Tampoco voy a dar respuestas definitivas, pues estas solo las podremos encontrar trabajando juntos.

Lo que sí haré es señalar brevemente las que considero dos de las principales amenazas a la estabilidad y la seguridad mundial: el cambio climático, el narcotráfico y el crimen organizado.

A primera vista, pueden parecer fenómenos muy distintos entre sí, por supuesto. Sin embargo, su nivel de complejidad y su alcance global los convierten en dos de los principales retos que enfrenta la humanidad.

En ambos casos, las consecuencias son miles de familias destrozadas, daños colaterales sobre todos los aspectos del desarrollo humano y Estados desbordados ante la magnitud del desafío al que deben hacer frente.

Comencemos hablando de las consecuencias de los desastres naturales.

Estos fenómenos de la naturaleza se presentan cada vez con mayor frecuencia, solo tenemos que abrir un periódico, o encender el televisor para encontrar los efectos del cambio climático haciendo estragos en un punto u otro del planeta.

Desde el tifón que recientemente golpeó a Filipinas con una fuerza no vista en décadas, a las temporadas ciclónicas que castigan las islas del Caribe cada vez con más violencia, ningún rincón del planeta está a salvo.

El año pasado vimos como el huracán Irma dejó a La Habana totalmente inundada y se requirió de un esfuerzo de muchas semanas para que todo volviera a la normalidad.

Por su parte, a Puerto Rico, las islas de Antigua y Barbuda, además de otras del Caribe les tomó meses recuperarse de los efectos del Huracán María, que no solo trajo pérdidas económicas, sino que se cobró una considerable cantidad de vidas humanas.

Desde la República Dominicana, estamos fuertemente comprometidos con enfrentar las consecuencias del cambio climático. Y eso quiere decir que estamos trabajando simultáneamente en tres niveles de actuación: el local, el nacional y el internacional.

Porque el plano local es donde se desarrolla la vida diaria de las personas. Es aquí donde las tragedias cobran una dolorosa realidad y también donde debe empezar el trabajo de construir, de preparar y de concientizar.

En este ámbito, que junto al nacional, es donde nuestro gobierno tiene más capacidad de acción, estamos mejorando la resiliencia y reubicando las comunidades que viven alrededor de nuestras cuencas hidrográficas más importantes, altamente vulnerables frente a los fenómenos climáticos.

También estamos realizando una ardua labor de sensibilización pública, formando a miles de profesores y técnicos que promoverán el desarrollo sostenible en sus escuelas y comunidades.

Luego viene el plano nacional y aquí también estamos trabajando sin descanso, tanto en nuestras estrategias de respuesta rápida, como en el ámbito de la prevención. Así, por ejemplo, estamos sembrando millones de árboles en todo nuestro territorio, al tiempo que invertimos como nunca en energías renovables.

Medidas como éstas, con las que no solo apoyamos nuestra economía, también nos permitirán reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero en un 25% para el 2030. Una meta que nos llena de satisfacción.

Sin embargo, la lucha contra el cambio climático es tarea de todos y por eso es imprescindible ese último escenario, el más amplio y grande de los tres, el escenario internacional. Un espacio en el cual, si no hay voluntad política, la mayoría de los esfuerzos quedan en nada y afectan negativamente todo lo que avanzamos en el plano local y nacional.

Por eso vuelvo y reitero aquí ante esta Asamblea, la importancia de ir más allá de las buenas intenciones y centrarnos en acciones concretas.