Arzobispo Ozoria llama a la Junta Central Electoral que sea imparcial

0
58

Santo Domingo.-Monseñor Francisco Ozoria Acosta, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, dirigió una oración a todo el país, por las próximas elecciones de este 5 de julio.

“Vamos a pedirle al Señor que mande su Santo Espíritu sobre todo este Pueblo dominicano, que se respete así mismo votando. El voto es un derecho y un deber, pero debe de hacerse bien con una conciencia clara de lo que se está haciendo», dijo el prelado.

«Queremos que el Señor ilumine a todos los votantes para que ejerzan ese derecho y deber de una forma digna, pensando en el bien común, el bienestar de todos. Es la única manera que el voto es digno, si se piensa en el bien común», sostuvo el arzobispo metropolitano.

Monseñor Ozoria pidió a Dios por las autoridades, por todos los que están en el deber de garantizar las elecciones: La Junta Central Electoral, Las Juntas Provinciales y Municipales para que en todas esas juntas y en todas las mesas haya un verdadero ejercicio de civismo, tanto por los votantes como por los que dirigen las elecciones, «que haya una imparcialidad sobre todo en la Junta Central Electoral, que actúen con imparcialidad buscando siempre el bien común, el bien del País.”

El arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, quién agregó además:
“Queremos orar al Señor por los candidatos, por los políticos que no se dejen llevar por los interese personales, por los intereses monetarios, que no se dejen llevar por el egoísmo y el afán de poder. Vamos a pedir al Señor por todos los políticos, por todos los candidatos.

Solamente así tendremos un mejor País, si los que resultan electos o los candidatos se dejan llevar por el amor a la Patria, por el amor al País, dijo.

Oramos al Señor por todos ellos, «que el Señor derrame abundantes bendiciones sobre este país nuestro, sobre todo el pueblo dominicano y sobre todos los que van a votar, para que el Señor les ilumine y voten pensando en el bien de todos. Derrama tu Espíritu Señor, derrama tu gracia sobre todos nosotros y derrama tu bendición. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”