Aumentan a 21 mil 951 los desplazados por las lluvias

0
27
inundacion_escuela_3-fill-447x252Santo Domingo.-El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) elevó a 22 las provincias en alerta roja, lamentó en nombre del gobierno la tragedia de las cuatro personas muertas e informó de 21 mil 951 desplazados a casas de familiares y amigos, 447 casas afectadas y 32 comunidades incomunicadas.

Mientras, la Oficina Nacional de Meteorología informó que para mañana el huracán Matthew estará alejándose de Guantánamo, Cuba, sin embargo, el amplio campo nuboso que acompaña a este sistema, incidirá para que continúen los aguaceros y tronadas pero con menor intensidad y frecuencia que días anteriores y se concentrarán principalmente sobre las provincias de Santiago Rodríguez, Elías Piña, Dajabón, Independencia, Azua, Barahona, Pedernales, Bahoruco, San Juan, San Cristóbal, San José Ocoa, Peravia, Samaná, Monte Plata, Duarte, La vega, Monseñor Nouel, y el Gran Santo Domingo, mientras para las provincias: La Altagracia, La Romana, San Pedro de Macorís, y Sánchez se esperan aguaceros locales.

El organismo indicó que análisis realizados a los modelos numéricos de precipitación  mantienen durante las próximas 48 horas, valores  acumulados de lluvias de 500 milímetros o superiores en la estructura compacta de nubosidad del ciclón tropical, siguen los aviso de inundaciones repentinas o graduales, así como deslizamientos de tierra para las provincias El vigentes Gran Santo Domingo, Monte Plata, San Pedro de Macorís,  La Romana, San Cristóbal, Peravia, San José de Ocoa, Azua, San Juan, Barahona, Bahoruco, Pedernales, Independencia, Monseñor Nouel y La Vega, mientras que continúan en Alerta, Elías Piña, Dajabón, Santiago Rodríguez, Montecristi y el Seibo.

En cuanto a las condiciones marítimas,  el oleaje se incrementará de forma gradual en las costas Atlántica y Caribeña, en especial desde Peravia hasta Pedernales, se observaran olas entre 8 y 10 pies, con rompientes que pueden alcanzar entre 15 y 20 pies. Por lo que las embarcaciones deben continuar en puerto en todas nuestras costas y las personas no acercarse a las costas.