Biden pide salvar “el alma” de EEUU y Trump agita el nacionalismo más hostil

0
13

Washington (EFE) .- Horas antes de que abran los colegios electorales en EE.UU., el candidato demócrata a la Presidencia, Joe Biden, urgió a los votantes a salvar «el alma de la nación», mientras que su rival, el mandatario Donald Trump, se aferró a su nacionalismo más hostil y se perfiló como la opción antisistema.

Los dos aspirantes celebran este lunes mítines en el puñado de estados que decidirán el resultado de los comicios.

Biden comenzó la jornada en Ohio, donde Trump ganó por ocho puntos porcentuales hace cuatro años y donde el exvicepresidente argumentó que las elecciones representan una «batalla por el alma de la nación», el mismo mensaje que ha abanderado desde el inicio.

Además, el exvicepresidente definió las elecciones como un referéndum sobre la moral de EE.UU. y sobre el liderazgo de Trump, al que acusó de «azuzar las llamadas del odio».

«Cuando EE.UU. vota, su voz será escuchada. Cuando EE.UU. es escuchado creo que el mensaje se va a oír alto y claro, es hora de que Donald Trump haga las maletas y se vaya a casa. Ya hemos tenido bastante caos, ya hemos tenido bastantes tuits, ya hemos tenido bastante rabia, ya hemos tenido bastante irresponsabilidad. ¡Tenemos mucho trabajo por hacer!», gritó.

BIDEN, UN LÍDER SENSIBLE Y MODERADO

Una de las grandes fortalezas de Biden es su capacidad para empatizar con los estadounidenses, que le ven como alguien cercano, un líder de centro con raíces de familia trabajadora, por lo que podría entender la ansiedad de quienes sufren con las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia.

Biden aprovechó esa imagen que EE.UU. tiene de él y, en un momento del mitin en Ohio, se inclinó sobre el atril e hizo una confesión aparentemente ensayada.

«Les voy a decir una cosa: lo que más me ha molestado de todo esto, lo que emocionalmente más me ha molestado, es la forma en la que (Trump) ha hablado de quienes se han vestido el uniforme militar, el que les llamara perdedores y fracasados», sostuvo.

Recordó entonces a su hijo, Beau, fallecido de cáncer en 2015 y que siendo el fiscal general de Delaware decidió irse de voluntario a la guerra de Irak durante un año.

«¡Mi hijo no era un perdedor, mi hijo no era un fracasado, mi hijo era un patriota, como todos los hijos e hijas, padres y abuelos que han servido al país en el Ejército!», clamó Biden, que estuvo acompañado por cuatro de sus nietos.

PENSILVANIA, ESTADO CLAVE PARA BIDEN

Este lunes, Biden y su esposa, Jill, también celebran actos de campaña en la parte oeste de Pensilvania y juntos cerrarán la campaña en Pittsburgh, emblema de la industria de EE.UU., y donde actuará la cantante Lady Gaga.

Mientras tanto, la aspirante demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, está haciendo campaña en el este de Pensilvania y cerrará el día en Filadelfia, donde compartirá escenario con John Legend.

La campaña de Biden está concentrando sus últimos esfuerzos en Pensilvania por su gran peso en el Colegio Electoral y porque la batalla allí está especialmente reñida: Trump ganó en 2016 por menos de un punto porcentual y, ahora, las encuestas dan a Biden una ventaja de entre 4 y 5 puntos, que es significativa pero podría caer dentro del margen de error de algunos sondeos.

Pensilvania, además, tiene un significado especial para Biden, ya que su campaña tuvo su sede en Filadelfia hasta el comienzo de la pandemia y él nació hace 77 años en la localidad de Scranton, en el noreste del estado.