Bolsonaro insulta a una conocida periodista brasileña con una insinuación sexual

0
34

La periodista brasileña Patrícia Campos Mello lleva días sufriendo una campaña de acoso en las redes por una investigación sobre difusión de mensajes masivos durante las elecciones de 2018, en las que Jair Bolsonaro se alzó como presidente de Brasil.

Campos Mello, del diario Folha de S.Paulo, investigó la difusión de noticias falsas por WhatsApp contra Fernando Haddad, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), y a favor del ultraderechista.

Este martes, en el Palacio de la Alvorada, Bolsonaro insultó a la periodista, galardonada con varios premios, con insinuaciones sexuales.

“Ella [Campos Mellos] quería un ‘furo’. Quería dar un ‘furo’ a cualquier precio en mi contra”, dijo Bolsonaro riéndose ante un grupo de simpatizantes. El presidente jugó así con la palabra ‘furo’, que en portugués significa primicia, pero también agujero, y con la que se alude a prácticas sexuales.

El ultraderechista hacía referencia a una declaración realizada ante una comisión parlamentaria por Hans River do Rio Nascimento, uno de los empleados de las empresas de marketing digital que supuestamente mandaron los mensajes masivos. Rio Nascimento, sin presentar pruebas, aseguró que la periodista “quería un determinado tipo de información a cambio de sexo”.

Entonces, Folha de S. Paulo negó categóricamente esa información y publicó todos los mensajes intercambiados entre Campos Mello y el exempleado de la compañía. También varias asociaciones repudiaron lo ocurrido y argumentaron que los ataques contra la periodista tenían un carácter “misógino, violento y sexista”.

“Agresión al periodismo profesional”

Este martes, tras las declaraciones del presidente, el diario publicó otra nota: “El presidente de la República agrede a la periodista Patricia Campos Mello y a todo le periodismo profesional con su actitud. Vilipendia también la dignidad, honra y decoro que la ley exige en el ejercicio de la Presidencia”.

Asimismo, varias asociaciones calificaron las declaraciones del presidente como un ataque a los periodistas y a la democracia.

“Las insinuaciones del presidente buscan descalificar el ejercicio libre del periodismo y confundir a la opinión pública. Como desafortunadamente ha sucedido repetidamente, el presidente aprovecha la presencia de un grupo de admiradores para atacar a periodistas, cuyo trabajo es esencial para la sociedad y la preservación de democracia”, declaró la Asociación Nacional de Diarios (ANJ).