BonBón, el orangután hallado en una maleta en Bali, regresa a su isla natal

"Bonbón", la cría de orangután que fue hallado en una maleta en el aeropuerto de la isla indonesia de Bali, regresa este lunes a su isla de origen, Sumatra, donde será ingresado en un centro de rehabilitación hasta que pueda volver a vivir en libertad en la jungla.

0
15

Un bebé orangután que fue drogado por un traficante ruso, en un intento fallido de sacarlo de contrabando escondido en una maleta desde la isla indonesia de Bali, será devuelto a la naturaleza.

El caso acaparó los titulares en marzo, cuando las autoridades de la isla indonesia detuvieron a Andrei Zhestkov, que se disponía a viajar de vuelta a Rusia, y abrieron su equipaje en el que encontraron a un orangután de dos años durmiendo dentro de una cesta de mimbre.

Zhestkov, condenado a un año de cárcel en julio, viajaba con leche para bebés y mantas para el orangután. También llevaba dos gekkos y cinco lagartos vivos en su maleta.

El lunes, las autoridades de conservación de Bali prepararon un gran plato de fruta para Bon Bon, mientras lo preparan para trasladarlo a un centro de conservación en Sumatra, uno de los dos lugares donde vive en la naturaleza esta especie en peligro crítico de extinción.

El pequeño simio, de unos 3 años, será trasladado al centro de la ONG Programa para la Conservación del Orangután de Sumatra, según un comunicado del portavoz de la Agencia de Conservación de Recursos Naturales en Bali, Prawono Meruanto.

Los veterinarios y biólogos de la organización ecologista cuidarán del simio hasta que pueda sobrevivir en estado salvaje, añadió Meruanto.

El orangután ha permanecido los últimos nueve meses en el zoológico Bali Safari, mientras las autoridades indonesias decidían si debía regresar a Sumatra o a Borneo, las únicas dos islas con poblaciones de esta especie.

El cuidador de Bon Bon, Ketut Diandija, confesó que estaba algo triste por su partida.

“En realidad quiero que Bon Bon esté aquí así puedo seguir cuidando de él”, confesó.

Los bosques del archipiélago del sureste asiático pueden presumir de uno de mayores niveles de biodiversidad en el mundo. Esto en cambio lo convierte en un punto clave de tránsito para el tráfico de animales.

Según el condenado ruso, otra persona de su misma nacionalidad le entregó el primate tras comprarlo en un mercado callejero del centro de la isla de Java por 3.000 dólares (unos 2.690 euros).

La caza furtiva es una de las amenazas a las que se enfrentan los orangutanes, sobre todo con la intención de vender las crías como mascotas mientras que se mata a las madres. Además, los conflictos con agricultores aumentan junto a la fragmentación de su hábitat a causa de la expansión agrícola, sobre todo del aceite de palma, y otras industrias e infraestructuras.

El Gobierno de Indonesia calcula que viven 71.640 orangutanes en las islas de Sumatra y de Borneo, que Indonesia comparte con Malasia y Brunei, aunque la población del simio está en declive, según un informe gubernamental publicado en 2017

En otro caso diferente, el pasado fin de semana, las autoridades de la provincia de Riau en Sumatra indicaron que habían detenido a dos hombres, sospechosos de pertenecer a una red internacional de tráfico, que intentaban vender cuatro cachorros de león y uno de leopardo de África, junto a docenas de tortugas.

(Con información de AFP y EFE)