Bruselas multa con 1.000 millones a cinco bancos por manipular el mercado de divisas

0
8

La Comisión Europea ha impuesto este jueves multas que ascienden a 1.070 millones de euros a los bancos BarclaysRBSCitigroupJPMorgan y el banco japonés Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG) por participar en dos cárteles en el mercado de once divisas, entre ellas el euro, los dólares estadounidenses y la libra británica.

UBS también participó en los dos pactos, pero no ha sido multada por el Ejecutivo comunitario por revelar a las autoridades europeas la existencia de los dos carteles, según ha informado la institución en un comunicado.

Todos los bancos se beneficiaron del acuerdo

El primer cártel, bautizado ‘Banana Split para tres’, involucró a agentes de bolsa de Barclays, RBS, Citigroup y JPMorgan entre el 18 de diciembre de 2007 y el 31 de enero de 2013. El segundo, llamado ‘Essex Express’, reunió a agentes de Barclays, RBS y MUFG entre el 14 de diciembre de 2009 y el 31 de julio de 2012.

Todos los bancos involucrados se beneficiaron de reducciones en el montante de las multas por cooperar. Aun así, la multa de Citigroup, la más elevada de todas, asciende a 310,8 millones de euros. Después se sitúa RBS (249,2 millones), JPMorgan (228,8 millones), Barclays (210,3 millones) y MUFG (69,7 millones).

“Mandan la señal clara de que la Comisión no tolerará comportamientos colusivos en ningún sector de los mercados financieros. El comportamiento de estos bancos dañó la integridad del sector a expensas de la economía europea y los consumidores”, ha subrayado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

La investigación de las autoridades europeas reveló que algunos de los operadores en los mercados del euro, la libra, el yen, los francos suizos, los dólares estadounidenses, canadienses, australianos y neozelandeses y las coronas danesas, suecas y noruegas intercambiaron información “sensible”.

Algunos de los agentes creaban inicialmente la sala de chat donde se intercambiaba la información, incluyendo “actualizaciones continuas sobre sus actividades comerciales”, y posteriormente invitaban a otros competidores directos a unirse. También coordinaron sus estrategias comerciales a través de grupos de chat profesionales en las terminales de Bloomberg.

En concreto, intercambiaron información sobre las órdenes de sus clientes (el precio al que estaban dispuestos a comprar o vender determinadas divisas), el diferencial aplicable a determinadas transacciones, sus posiciones de riesgo y otros detalles sobre las actividades de negociación.