Canciller dice RD espera Haití no reinicie trabajos de canal en Río Masacre hasta que haya un acuerdo

0
9

Santo Domingo.- El Gobierno dominicano, a través del canciller Roberto Álvarez, aseguró este jueves que la expectativa de este país es que no se reinicien los trabajos en los canales de riego en lo que respecta al río Dajabón o Masacre para que Haití haga uso de su agua hasta tanto no se llegue a un acuerdo.

Así lo manifestó el diplomático al ofrecer las palabras de apertura en el inicio de la reunión de la Comisión Mixta Bilateral República Dominicana-Haití, que tiene como fin tratar el tema de uso del agua del río Masacre en Haití para la construcción de un reservorio en su territorio.

“Avancemos en el diálogo sobre el tema del río Dajabón o Masacre de una manera integral, mientras tanto, la expectativa del gobierno dominicano es que no se reiniciarán los trabajos en los canales de riego.De nuestra parte, trabajaremos para reforzar los trabajos de la comisión mixta bilateral y retomar los proyectos como transporte, comercio, la movilidad urbana, el acceso a la salud, entre otros”, expresó Álvarez

Para el canciller dominicano, no existe otro camino para la creación de la confianza mutua que no sea por la vía del diálogo, la cooperación, la transparencia y el trabajo conjunto, tras resaltar que en los 25 años que se conformó la comisión mixta, ambos estados han trabajado para institucionalizar y ordenar.

“El gobierno está convencido que no hay otro mecanismo más expedito que la comisión para desarrollar la relación de buena vecindad. República Dominicana y Haití son socios estratégicos y la relación binacional es fuente de dinamismo y progreso. Se hace imprescindible tener canales estables de comunicación que contribuyan a la preservación y la integridad y sostenibilidad territorial”, instó.

Dijo, que el motivo de este encuentro, el agua, es uno de los temas recurrentes de la historia,  debido a que ambos países han carecido de una visión estratégica de largo plazo que asegure el uso equitativo y equilibrado de los recursos hídricos.

“Debemos abocarnos a que los trabajos que estamos iniciando tomen en cuenta que no solamente el impasse actual, sino también el aporte de ideas que facilite la solución de controversia, ya que ninguno de los dos países pueden renunciar a la preservación de ese insustituible bien natural, económico y social”, apeló.

Al mismo tiempo, Roberno Álvarez, sostuvo que los ríos y cuencas que han sido de interés binacional se encuentran en la zona fronteriza que, por cierto, está siendo definida la de mayor pobreza de los dos lados de la isla y por tanto, agregó, se trata de una población que demanda atención inmediata si no se quiere profundizar la crisis alimentaria, el acceso a la salud, los bajos niveles educativos y la falta de empleos por su consecuentes conflictos sociales.

“Es necesario que los dos países trabajen conjuntamente en un plan de desarrollo estratégico que a partir de una mejor gobernanza de la zona tomen en cuenta las necesidades comunes y la sostenibilidad. Invitamos al gobierno haitiano, a sentarnos en la mesa empoderados de una visión de concordia y con el firme y sostenido propósito de llegar a soluciones duradera”, dijo no sin antes insistir en que es importante la voluntad política para garantizar la continuidad institucional de los estados.

“Tenemos otros proyectos que no han avanzado por esa deficiencia (…) Nos deseamos, les deseamos toda el éxito posible en tales importantes labores que hoy se inician”, puntualizó.

Haití dice uso de agua del río es un derecho inalienable

De su lado, el canciller de Haití, Claude Joseph,  primer ministro interino, recordó que el río Dajabón o Masacre es un afluente binacional y que el uso del agua es un derecho inalienable de Haití y República Dominicana.

Dijo que en territorio dominicano han sido abiertos canales de riego con fines agrícolas y confía en que en el marco de la Comision Mixta Bilateral encontrarán un acuerdo con base al diálogo y al antendimiento..

Planteó la importancia de la armonización de las relaciones binacionales entre en los dos países, con base al entendimiento y espíritu de solidaridad.