Cirujanos del Moscoso Puello extraen por el cuello de paciente caja de dientes que tragó

0
13

SANTO DOMINGO.-Tras tener alojado en el esófago su prótesis dental, una mujer de 43 años fue intervenida quirúrgicamente de forma exitosa por cirujanos del hospital docente universitario doctor Francisco E. Moscoso Puello.

Durante la cirugía se desbridó un 10% de tejido desvitalizado del esófago secundario, debido a que la prótesis dental utilizó músculos del cuello como colgajos.

El jefe del servicio de cirugía oncológica, cirujano de cabeza y cuello, doctor Héctor Rosario, destacó la confianza depositada en el cuerpo médico del Moscoso Puello ante un caso como este que comprometía la vida de la paciente.

“La única salida para salvar la vida de la mujer era la cirugía, esto a pesar de todos los parámetros en contra, donde las complicaciones post-quirúrgicas por fístulas, infección, sepsis y muerte son de alto porcentaje”, manifestó el doctor Rosario.

Mientras, el director del centro de salud, el doctor Francisco Torres Lebrón, dijo que esta cirugía es muestra del compromiso que tiene el personal del hospital con los pacientes de ofrecer servicios especializados y solución a los problemas de salud, tal cual lo ha establecido el Servicio Nacional de Salud y el Servicio Regional de Salud Metropolitano.

El post-operatorio fue manejado en equipo por los servicios de cirugía, gastroenterología y nutrición del Moscoso Puello.

El costo de la operación y proceso de asistencia médica durante más de un mes en el centro ascendió al millón de pesos. La ciudadana no tuvo gasto de bolsillo debido a que los servicios del Moscoso Puello son gratuitos.

La paciente, de nombre Bruna Jiménez, y quien decidió compartir su historia con los medios de comunicación, fue intervenida por un equipo quirúrgico dirigido por el doctor Héctor Rosario; la cirujana torácica, la doctora Gladys Paulino; la jefa de residentes de cirugía, la doctora Ventura y el equipo de anestesiología de la mano de los doctores Ramona Rodríguez, Maribel de la Cruz y Máximo Vásquez.

Dejar respuesta