Expresidente francés dice crisis institucional de Haití es tan profunda que hasta le impide recibir ayudas

0
20
French President Francois Hollande attends a signing ceremony with his Zambian counterpart at the Elysee Palace in Paris, on February 8, 2016. / AFP / POOL / PHILIPPE WOJAZER (Photo credit should read PHILIPPE WOJAZER/AFP/Getty Images)

Santo Domingo,- Dos años después de haber abandonado el poder en Francia, hundido junto a su partido en el más crítico nivel de impopularidad, François Hollande ha sacado una lección de vida: “Quien quiere gobernar solo, acaba solo”.

Hollande, de 65 años, quedó convencido de que la mejor clave para gobernar es la de “tomar decisiones acompañado, aconsejado y estar en diálogo con los representantes de la sociedad”.

El mayor riesgo al que se expone un presidente que toma solo las decisiones es terminar siendo “el único blanco de la cólera” del pueblo.

Hollande, en cuyo mandato del 2012 al 2017 se registró la mayor cadena de atentados terroristas que causaron 230 muertes en Francia,  pagó el precio del rechazo  popular desistiendo de ir a la reelección, como se lo permitía la Constitución.

“Como presidente atravesé pruebas terribles de terrorismo, pero me siento orgulloso de  que el país tuvo confianza en sus dirigentes para tomar las mejores decisiones”, dice.

Fui a Haití después de haber inaugurado un acto memorial, y evoqué una forma que Francia ha suscrito para Haití.

Yo había ido a Haití pero no hablé de indemnización como tal sino de desbloquear fondos para ayudar en los temas educativos y sociales para ayudar al pueblo haitiano.

El problema de Haití es la estabilidad política y también la dificultad de usar la ayuda que es aportada a ese país. Es por eso que Francia prefiere actuar con proyectos precisos con organizaciones que puedan utilizar mejor el dinero que podemos movilizar.

Pero no podemos dejar que la situación siga empeorando como ocurre ahora. Primero, por los mismos haitianos con la violencia que está cada vez más mortífera; también el problema de la inmigración que ustedes conocen bien aquí, y para finalizar con las instituciones que no permiten sacar a una autoridad. Así que la comunidad internacional, Europa, Francia, tienen una obligación con Haití, pero los dirigentes de Haití también tienen obligaciones.

Quería viajar a Haití para enviar ese mensaje y promesas que hice en ese momento se están honrando ahora bajo las modalidades que acabo de explicar.

Esta fue la conversación del expresidente con directores de cinco medios de comunicación del país:

Estoy aquí en República Dominicana por un poco más de dos días, le agradezco a su embajador de Francia por haber organizado este reencuentro, así como la embajadora de República Dominicana en París, y con la participación del expresidente del Senado francés por haber jugado un papel importante en este encuentro.

Quería venir a República Dominicana, porque mientras fui presidente no tuve la oportunidad de venir. Tenía remordimiento de no haber visitado este país sobre todo por las relaciones de Francia con República Dominicana y viceversa. La República Dominicana ha jugado un rol en la región para la estabilidad, de dialogo, y que ha permitido también a empresas francesas que trabajen en beneficio de todos. Yo no olvido la importancia turística que representa la isla para los franceses. Vine de Cuba donde las condiciones del bloqueo dificultan la vida allá.

Fuente: Listín Diario