Ben Simmons rechaza reunirse con sus compañeros de Philadelphia

0
22

FILADELFIA (NBAMANIACS.com).-Si Philadelphia mantenía la esperanza de reconducir la relación con Ben Simmons, este se ha encargado de hacerla trizas con su último movimiento. Según informa Shams Charania de The Athletic, los jugadores de los 76ers tenían planeado viajar a Los Ángeles para encontrarse con su aún compañero y tratar de convencerlo para que disputase con ellos la campaña que se avecina. Nada de eso ha ocurrido. Simmons no quería reunirse con ellos y se les avisó para que no viajasen.

Simmons está realmente cerrado en banda. Las fuentes señalan que la expedición de los Sixers, la cual incluye a miembros considerados por el base como amigos, estaba preparada para coger un avión cuando fue informada del cambio de planes. Este último paso del All-Star, aunque pueda parecer un menosprecio a sus compañeros, no es así. Su intención era evitarles el desplazamiento al entender que su opinión sobre querer ser traspasado no iba a cambiar.

El vínculo entre ambas partes está roto. La última campaña, la cual concluyó con la eliminación de Philadelphia a manos de Atlanza, hizo que todo saltase por los aires. Simmons no fue señalado solo por el público, sino que vio como las palabras de su entrenador, Doc Rivers, y la estrella del equipo, Joel Embiid, le apuntaban directamente.

Tal situación llevó a su petición de traspaso y a que Philadelphia –no la recibió con demasiadas reticencias– se pusiese manos a la obra. El problema ha sido que pese a haber bastantes equipos interesados, los Sixers consideran que ninguna oferta recibida llega al valor real de su jugador. Pueden tener razón, pero ahora se ven en la tesitura de empezar la temporada sin Simmons y ver como su precio va cayendo día a día. Sí, esa ha sido la gran motivación para intentar recuperarlo.

A Simmons no le tiembla el pulso. Pese a escuchar a Rivers pidiendo públicamente que vuelva o ver cómo sus compañeros se vuelcan con él, su decisión está tomada hasta las últimas consecuencias, las cuales incluyen multas cuantiosas al no jugar con el equipo. Ha llegado un punto en el que la situación es realmente mala para ambas partes.