Chicago comienza 4-0 por primera vez desde la temporada 1996-97

0
2
CHICAGO, ILLINOIS - OCTOBER 15: Lonzo Ball #2 of the Chicago Bulls looks on against the Memphis Grizzlies in the first half during a preseason game at United Center on October 15, 2021 in Chicago, Illinois. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, user is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement. (Photo by Patrick McDermott/Getty Images)

CHICAGO (NBAMANIACS.com).-‘Tranquilidad, aún hay que verlos jugar’. ‘No os precipitéis, es solo pretemporada’. ‘Están invictos, pero el calendario les está ayudando’. Todo lo que queráis, pero la realidad es que los Chicago Bulls están 4-0, algo que no se daba en la franquicia de Illinois desde la temporada 1996-97; sí, desde la era de Michael Jordan.

Desde aquí nunca aseguramos que Chicago fuese a empezar así la campaña, pero sí que habían hecho acopio de armas para conseguirlo. Anoche, en Toronto, volvieron a llevarse el triunfo pese a la reacción final de los Raptors, que tras levantar una desventaja de 20 puntos, tuvieron un triple final para empatar que erró Fred VanVleet. No entró y los Bulls se quedan como el único equipo invicto de la Conferencia Este, que no es poco.

Los movimientos realizados en verano están funcionando. Lonzo Ball anotó cinco triples para 15 puntos y repartió cinco asistencias. Alex Caruso sumó ocho puntos y consiguió cuatro robos desde el banquillo. DeMar DeRozan fue el máximo anotador con 26 puntos (11 en el último cuarto). El veterano escolta tiene claro que eligió a los Bulls convencido de que podían hacerlo realmente bien.

«Una de las razones por las que decidí venir a Chicago fue que todos estaban ansiosos por tener éxito, por ganar. Todos tenían ese chip en su cabeza, desde la ciudad hasta la organización y también los jugadores con los que hablé. Esa era la mentalidad de todos, ahora se trata de ganar sobre el parqué. No estamos en una etapa de desarrollo, queremos ganar ahora», expresa.

El calendario les pone a prueba

Así es. Los Bulls han jugado hasta ahora contra Detroit (dos veces), New Orleans y Toronto, todos equipos que despiertan dudas sobre su rendimiento en este comienzo de curso. El nivel de exigencia subirá notablemente en las próximas fechas. Los seis siguientes partidos serán contra New York Knicks, Utah Jazz, Boston Celtics, Philadelphia 76ers (dos veces) y Brooklyn Nets. Sin duda será una ocasión idónea para calibrar qué puede llegar a ser Chicago en esta temporada.

«Tenemos un largo camino por recorrer. Tenemos mucho más que limpiar, que aprender. Es una temporada larga, hombre. Empezar 4-0 es genial, pero tenemos mucho más baloncesto por delante. No podemos llevar este récord como si fuera una especie de insignia de honor; tenemos que entender que el próximo partido será aún más difícil», expresa DeRozan.

El ex jugador de los Raptors tiene razón. A los de Illinois le restan 78 partidos de regular season; sin embargo, tan verdad como eso lo es que nunca habían estado con balance positivo en el transcurso de una campaña desde marzo de 2017 y que LaVine nunca había formado parte de una racha ganadora de cuatro partidos. Algo ha cambiado.

Toronto, siempre en la pelea

Han ganado solo uno de sus primeros cuatro partidos, pero no por ello los Raptors han dado su brazo a torcer con facilidad. Anoche sacaron orgullo para estar a punto de levantar un encuentro que parecía imposible. OG Anunoby se fue a los 22 puntos, Gary Trent Jr. logró 18 y Fred VanVleet logró un doble-doble de 15 puntos y 17 asistencias para conseguir la mejor marca de su carrera en pases de canasta. No acabaron contentos, obvio, pero deberían ir a más mientras esperan el regreso de Pascal Siakam, el cual debería darse a finales de noviembre.