Depositan querella contra el cuñado del ex presidente Danilo Medina por corrupción

0
304

SANTO DOMINGO.- La entidad denominada Sed de Justicia depositó una querella penal en la Procuraduría General de la Republica contra Maxi Montilla Sierra, cuñado del expresidente Danilo Medina, y varios exfuncionarios de la  estatal Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte (Edenorte), entre ellos  su examdinistrador Julio César Correa.

El movimiento cívico les acusa de haber cometido delitos de «corrupción administrativa, malversación de fondos públicos, prevaricación, tráfico de influencias y asociación de malhechores» en esa empresa,  responsable de la comercialización y distribución de electricidad en la región del Cibao.

La querella, entregada a la procuradora general de la República Miriam Germán Brito, también involucra a los exfuncionarios de Edenorte Alejandro Toribio, gerente de Compras; Ranery Collado, encargada de Control de Calidad; Luis Mieses, presidente del Comité de Compras; Edwin Kenichi Mukai, director de Distribución; Joel Molina Reyes, director de Pérdidas, y el técnico de compras Benjamín Marte.

Sed de Justicia afirma que el grupo se asoció de forma «mafiosa» para «obtener ventajas económicas para sí y sus relacionados, mediante el uso de testaferros, compañías de carpeta, manipulación de licitaciones para dar ventajas a sus relacionados, con adjudicación de contratos fraudulentos», lo que les dejó ganancias por al menos 6,000 millones de pesos.

Respecto a Montilla Sierra, la querella señala que «se valió de su condición de cuñado del entonces presidente Danilo Medina Sánchez y hermano de la primera dama Cándida Montilla de Medina para hacerse de 48 contratos de suministro de materiales eléctricos y proyectos de rehabilitación de redes, usando como pantalla varias empresas inexistentes al 16 de agosto de 2012».

Afirma que entre 2012 y 2020 él fue «uno de los principales proveedores de todo tipo de bienes y servicios, en franca violación a la ley 340-06 que prohíbe en su Art. 14 que los familiares de primer grado de consanguinidad de los funcionarios públicos funjan como proveedores del Estado”.

Alega que esas actividades eran de pleno conocimiento del expresidente Medina y de su hermana Cándida.

Indica que él ahora es propietario de «edificios comerciales, yates de lujo, villas en diferentes polos turísticos, una red de naves industriales, varios apartamentos residenciales de lujo, helicóptero, automóviles de lujo y otros bienes adquiridos fruto de sus actividades ilegales en varias entidades del Gobierno».