Dos pacientes mueren tras recibir sendos riñones infectados con el virus del herpes

0
6

Barcelona- Una mujer de 22 años y un adolescente de 15 han muerto tras recibir sendos riñones del mismo donante infectados con el virus del herpes simple (VHS), según ha hecho público la asociación El Defensor del Paciente. El caso ha llevado a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) a revisar en colaboración con las sociedades científicas sus protocolos de actuación.

Según ha informado el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla en un comunicado, un tercer paciente también falleció tras recibir tejidos del donante, aunque en este caso no por la infección sino por “la patología de base del paciente y la complejidad de la intervención” a la que fue sometido.

El trasplante de ambos riñones se llevó a cabo el 30 de junio y transcurrió de forma satisfactoria. Los dos pacientes presentaron buena evolución durante los primeros días, aunque su recuperación se vio poco después interrumpida por una infección fulminante causada por el VHS. El adolescente murió el día 10 de julio, mientras la joven lo hizo al día siguiente.

El hospital inició de inmediato una investigación para aclarar unos hechos que Beatriz Domínguez, directora de la ONT, califica de “absolutamente excepcionales”. “Cada año se realizan en el mundo más de 130.000 trasplantes y solo hemos encontrado 10 casos similares desde la década de los años 70”, ilustra Domínguez.

“El virus del herpes es muy común. La Organización Mundial de la Salud estima que casi el 70% de la población ya está infectada y protegida ante el virus, por lo que la realización de pruebas específicas no está recogida en los protocolos ni en las recomendaciones internacionales”, añade Domínguez.

Según el hospital y la ONT, en este caso coincidió que ninguno de los dos receptores estaba inmunizado de forma natural frente al VHS. Además, el donante presentaba una infección reciente y asintomática por el virus, que debió producirse poco antes de su muerte. Los análisis realizados durante las investigaciones para aclarar lo sucedido han revelado que las primeras muestras tomadas al donante dieron resultado negativo, mientras las últimas ya dieron positivo. La ONT investiga ahora si este hecho puede ser relevante clínicamente.

“Que sea un caso excepcional no quita que lo ocurrido haya sido un golpe muy duro”, lamenta Domínguez.

“En primer lugar para los pacientes y sus familias, que vieron interrumpida de forma trágica unos trasplantes que evolucionaban favorablemente. También lo ha sido para todo el equipo médico implicado y para la red de trasplantes. Es por ello que hemos abierto un proceso de revisión con las sociedades científicas implicadas para ver si es necesario introducir cambios en los protocolos. El objetivo es reducir los riesgos en todo lo posible dentro de nuestras posibilidades, aunque también tenemos que ser conscientes de que el riesgo cero no existe”, añade la directora de la ONT.

En parecidos términos se ha manifestado el hospital, que en un comunicado lamenta “profundamente el fallecimiento de los dos pacientes”. El centro sanitario recuerda que “los profesionales aplicaron con el máximo rigor las recomendaciones internacionales para evitar la transmisión de enfermedades durante el trasplante y los protocolos de la ONT”. “El virus”, sigue el hospital, “no pudo ser detectado ante la ausencia de datos clínicos que pudieran hacer pensar en su existencia”.

Ángeles López, madre de la paciente fallecida, critica que “no se tomaran las medidas profilácticas adecuadas para evitar la transmisión del virus”. “Ha habido  pocos casos anteriores, pero los ha habido. Esto se debería haber tenido en cuenta y no se hizo”, critica la mujer. La asociación El Defensor del Paciente, que ha sido la que ha denunciado públicamente el caso, ha solicitado a la Fiscalía Superior de Andalucía la apertura de diligencias para aclarar lo sucedido y, en su caso, “depurar responsabilidades”.