Embajador dice medidas de Trump contra Cuba fortalecen a RD

0
12

LA HABANA (AGENCIAS).-El embajador dominicano de la Unión Europea (UE), Alberto Navarro, declaró que las medidas de Estados Unidos contra Cuba, buscan desalentar la inversión extranjera en el país y fortalecer inversiones en otros lugares como Punta Cana. Recientemente Estados Unidos anunció la aplicación plena de la Ley Helms-Burton.

El gobierno de Donald Trump activó una norma que permite demandar en Estados Unidos a empresas extranjeras presentes en Cuba que gestionan bienes confiscados tras la revolución, terminando con una exención que se mantenía desde hace dos décadas, indicó este martes un funcionario estadounidense.

El principal efecto que busca la administración Trump: desalentar la inversión extranjera en Cuba. “Es para que un empresario diga: bueno, en vez de invertir en Cuba, voy a invertir en Punta Cana (República Dominicana)”, ilustraba el martes el embajador de la Unión Europea (UE) en La Habana, Alberto Navarro.

Como explicó el embajador Navarro, “la UE ha creado una legislación antídoto, como lo ha hecho Canadá, Japón, México, por el cual nuestros ciudadanos y empresarios tienen la protección de la Unión Europea, en caso de que haya demandas (…) de Estados Unidos”.

“Los ciudadanos europeos tienen la obligación de no colaborar y tienen la posibilidad de hacer reclamaciones contra las empresas que han pedido indemnizaciones por propiedades confiscadas en Cuba”, añadió.

Pero la UE, primer inversor extranjero en la isla y, desde 2017, su principal socio comercial, podría ir aún más lejos.

“La Unión Europea estará obligada a utilizar todos los medios a su alcance (…) para proteger sus intereses”, advirtieron la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, en una carta dirigida al secretario de Estado, Mike Pompeo, que pudo consultar la AFP.

“La UE está considerando presentar una demanda ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), junto con otros socios, porque la legislación estadounidense es contraria al derecho internacional”, añadieron.