España pone en cuarentena al país; Francia cierra turismo

0
16

BARCELONA, España (AP) — España puso el sábado en cuarentena a sus 46 millones de habitantes y Francia ordenó cerrar todos los sitios turísticos—la Torre Eiffel, el Louvre, cafeterías, restaurantes y cines— mientras otros gobiernos adoptaban medidas desesperadas para distanciar físicamente a las personas y contener el coronavirus.

Debido a la pandemia de COVID-19, numerosos gobiernos han impuesto nuevas restricciones en sus fronteras: el presidente Donald Trump anunció que Estados Unidos, que hace días prohibió la llegada de personas procedentes de la mayoría de los países de Europa, ampliará la medida a Gran Bretaña e Irlanda, donde las infecciones van en aumento.

Trump dio negativo en la prueba del nuevo coronavirus, informó el médico personal del presidente el sábado.

En tanto, China, donde el flagelo apareció por primera vez a finales del año pasado, continuaba flexibilizando sus drásticas restricciones iniciales, en una muestra de que el epicentro de la crisis se ha desplazado a occidente, hacia Europa.

A nivel mundial, los casos de coronavirus ascienden a 150.000, con 5.600 muertes.

En un discurso televisado a nivel nacional, el presidente del gobierno español Pedro Sánchez detalló el conjunto de medidas excepcionales adoptadas como parte del estado de alarma decretado durante dos semanas en todo el país para combatir el gran incremento en el número de infecciones.

Más tarde, el gobierno español informó que la esposa de Sánchez dio positivo por el coronavirus. Tanto Begoña Gómez como el presidente gozan de buena salud, dijo el gobierno.

Dos ministras del gabinete de Sánchez, la de Igualdad y Administración Territorial, salieron positivo en días previos. Los demás integrantes del gabinete dieron negativo en los controles.

En una cuarentena generalizada similar al de Italia, la gente podrá salir de sus casas sólo a comprar alimentos y medicinas, ir a trabajar, a hospitales y bancos, o viajar para cuidar a chicos y ancianos. Todas las escuelas y universidades fueron cerradas, así como restaurantes, bares, hoteles y otros negocios minoristas no esenciales.

“A partir de hora entramos en nueva fase”, afirmó Sánchez al término de una reunión de gabinete que duró poco más de siete horas. “No nos va a temblar la mano a ganar al virus. Ponemos en primer lugar la salud”.

Las autoridades españolas dijeron que las infecciones ya rebasaron las 5.700, la mitad de ellas en la capital, Madrid. La cifra representa un aumento de 1.500 casos en 24 horas. Las muertes en el país subieron a 136 dese 120. España es el quinto país con el mayor número de infecciones después de China, Italia, Irán y Corea del Sur.

La gente colmó en la mañana los supermercados en España a pesar de los llamados de las autoridades para que mantenga la calma. En general, las calles habitualmente bulliciosas de las dos principales ciudades del país estaban inusitadamente tranquilas porque la gente atendió el mensaje de que el distanciamiento social es la única alternativa para detener la pandemia.

Rachel Paparardo, dueña de un restaurante en Barcelona, dijo que tuvo que cerrar y estará así durante 15 días. Barcelona ya se encontraba bajo restricciones regionales debido a la enfermedad. Paparardo señaló que no pasa nada, se pretende evitar más infecciones y que el país pueda recuperarse de esta situación.

Algunos vuelos con destino a España dieron media vuelta ante la información de la cuarentena general impuesta en el país.

Estados Unidos y otras naciones occidentales han adoptado medidas para impedir el derrumbe de sus sistemas de salud debido al alto número de casos.

Al igual que otras ciudades, París cerró las principales atracciones turísticas y Francia anunció que a partir del domingo estarán cerrados todos los restaurantes, cafeterías, cines y establecimientos no esenciales. Francia tiene 3.600 infecciones y ha prohibido las concentraciones de más de 100 personas, cancelado clases y solicitado a las compañías que permitan a sus empleados permanecer en casa.