Facebook contempla usar “blockchain” para proteger los datos de los usuarios

0
8

SAN FRANCISCO (EFE).- La red social con más usuarios del mundo, Facebook, está contemplando la posibilidad de integrar tecnología basada en “blockchain” o “cadenas de bloques” para proteger la privacidad de los datos de los internautas, explicó el consejero delegado de la compañía, Mark Zuckerberg.

En una conversación pública online con el profesor de Derecho de la Universidad de Harvard Jonathan Zittrain, Zuckerberg se mostró abierto a recurrir a un sistema descentralizado de “blockchain” para solucionar parte de los problemas de privacidad a los que la empresa se ha enfrentado en los últimos tiempos.

“Básicamente, tomas la información, la almacenas en un sistema descentralizado y tienes la opción de acceder a ella sin necesidad de un intermediario”, indicó el cofundador de la red social.

“Estoy pensando cómo hacer que esto funcione”, aseguró Zuckerberg, para quien adoptar la tecnología de cadena de bloques “incrementaría drásticamente el poder de los individuos”.

El “blockchain” es un modo de almacenamiento y transmisión de datos en la red considerado extremadamente seguro al basarse en un sistema de codificación descentralizado que requiere la implicación de varios “agentes” para llevar a cabo cualquier modificación.

Es, por ejemplo, el sistema en el que se basan muchas transacciones financieras y las criptomonedas como el “bitcoin”.

La compañía con sede en Menlo Park (California, EE.UU.) se ha visto salpicada por numerosos escándalos relativos a su gestión de la privacidad de los datos de los usuarios en los últimos meses, que han mermado considerablemente su imagen pública.

La mayor polémica a la que tuvo que hacer frente Facebook fue en marzo del año pasado, cuando se desveló que la consultora británica Cambridge Analytica utilizó una aplicación para recopilar millones de datos de internautas de la plataforma sin su consentimiento con fines políticos.

La empresa se sirvió de datos de la red social para elaborar perfiles psicológicos de votantes, que supuestamente vendieron a la campaña del ahora presidente estadounidense, Donald Trump, durante las elecciones de 2016, entre otros.