Filipinas celebra elecciones en medio de un crecimiento económico histórico

0
27

manilaManila, 4 may (EFE).- El veterano político Rodrigo Duterte y la joven promesa Grace Poe son los candidatos favoritos en las elecciones presidenciales del próximo 9 de mayo en Filipinas, que se encuentra en un periodo de crecimiento económico histórico.

Duterte, un alcalde implacable con el crimen y mujeriego confeso, encabeza las encuestas de intención de voto, seguida de Poe, senadora desde 2013 e hija adoptada en una familia de famosos actores filipinos.

Bajo el mandato del presidente Benigno Aquino, que llegó a la presidencia en 2010, Filipinas ha registrado un incremento medio en su Producto Interior Bruto (PIB) del 6,2 por ciento, un desarrollo que no se había registrado en el archipiélago asiático desde los años 70.

Este imponente crecimiento de Filipinas, que además se ha producido en un momento de recesión económica mundial, ha llevado a que los expertos hayan pasado de calificar al archipiélago como el “hombre enfermo de Asia” a considerarlo uno de los “tigres” del continente.

Según estimaciones recientes del Banco Mundial, los efectos del desarrollo de Filipinas ya está empezando a llegar a los más desfavorecidos del país, y apunta a que la nación podría acabar con la pobreza en una generación.

Sin embargo, las ásperas disputas en las campaña electoral han provocado incertidumbre en la bolsa y entre los inversores, así como en la divisa local, que se depreció un 1,6 por ciento en el mes de abril.

Además de Duterte y Poe, los otros candidatos presidenciales son el vicepresiente Jejomar Binay, la senadora Miriam Defensor y el exsecretario del Interior Mar Roxas.

Según un sondeo elaborado para la televisión ABS-CBN, Duterte es el candidato favorito a la presidencia de Filipinas, al obtener el 34 por ciento de las preferencias entre las personas consultadas en la muestra, seguido, 12 puntos más lejos, de la senadora Poe.

Duterte, que ha centrado la práctica totalidad de su discurso durante la campaña electoral en su lucha contra el crimen y la corrupción en Filipinas, ha prometido que va a matar a cinco criminales a la semana si sale elegido.

El favorito en las encuestas es el alcalde de Davao, una ciudad sureña donde se ganó el apodo de “Harry el Sucio” por su virulenta campaña contra el crimen, y también ha sido miembro de la Cámara baja.