Gobierno desmantela laboratorio clandestino de bebidas en San Francisco de Macorís

0
30

SANTO DOMINGO.-Mediante un allanamiento realizado en San Francisco de Macorís, las autoridades correspondientes junto a miembros del Ministerio Público, bajo la coordinación del Ministerio de Industria y Comercio, desmantelaron este miércoles una fábrica de bebidas alcohólicas adulteradas que operaba de manera clandestina.

La acción se da, luego de que el Gobierno del presidente Luis Abinader, declarara de seguridad nacional la problemática de la fabricación y comercialización de bebidas adulteradas, que en las últimas semanas ha cobrado la vida de más de 80 personas, por consumo de estas bebidas.

El laboratorio fue desmantelado en el barrio Santa Ana, donde operaba la fábrica de bebidas adulteradas. Inspectores de Pro Consumidor penetraron al lugar en presencia del Ministerio Público, División Provincial del Ministerio de Salud Pública, Policía Nacional, Departamento Control de Bebidas Alcohólicas (COBA) y el Cuerpo Especializado de Control de Combustibles (CECCOM).

En la provincia Duarte, donde cinco personas han muerto y varias se encuentran en estado crítico tras consumir bebidas adulteradas, se lleva a cabo un operativo que abarca diferentes sectores.

En el lugar se encontraron equipos e insumos utilizados para la elaboración de estas bebidas falsificadas que han provocado la muerte de decenas de personas en las últimas semanas en distintos puntos del país, incluida la provincia Duarte.

Entre los equipos desmantelados que eran utilizados por la fábrica clausurada se encontraron máquinas para embotellar y etiquetar estas bebidas, envases para ser reutilizados, cajas de cartón y otros materiales.

El operativo abarcó además los barrios San Martín, Las Flores, Vista al Valle, Pueblo Nuevo, Los Grullón, El Capacito, entre otros.

Medidas de seguridad
Entre las medidas adoptadas por el Gobierno para para combatir la situación, está el reforzamiento de los controles de importación y comercialización de metanol.
Además, la implementación de un programa de inteligencia y trazabilidad en la cadena de importación y comercialización de metanol.
Igualmente, la intensificación y coordinación de operativos en fábricas y comercios en todo el territorio nacional para controlar la comercialización de alcohol adulterado.