Gobierno francés trabaja en la reapertura tras el confinamiento en abril

0
2

PARÍS (EFE).- El Gobierno francés está trabajando “en las condiciones de reapertura progresiva” de los establecimientos que van a seguir cerrados este mes de abril durante el que es el tercer confinamiento en el país y cuenta para eso con la aceleración de la vacunación para la que la limitación es la llegada de dosis.

Este es el mensaje del ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, que en una entrevista al canal de televisión TF1 este lunes aseguró que “no tenemos ningún problema de logística” para vacunar, y que el único cuello de botella es la llegada de las vacunas.

Está programada la apertura de 43 grandes centros de vacunación por todo el país, el más simbólico el Estadio de Francia en la periferia norte de París, donde está previsto que se inyecten 10.000 dosis semanales. Francia debe recibir durante el mes de abril 12 millones de vacunas, tantas como se han administrado desde el comienzo de la campaña hace ya más de tres meses.

Preguntado sobre cuándo llegará el pico de contagios, que ha estado creciendo desde febrero y que ha conducido a extender desde el pasado fin de semana a todo el país las restricciones que ya se aplicaban a los departamentos con mayor incidencia, su respuesta es que lo espera “lo más pronto posible”, probablemente esta semana.

Véran señaló que una vez que se alcance ese pico de infecciones, habrá que esperar dos o tres semanas más hasta que se llegue a un techo de personas en las ucis.

En las ucis había este domingo 5.341 personas internadas, un número que supera el pico de la segunda ola de 4.900 pero no el de la primera ola, en que se llegó a 7.150. Una cifra a la que dijo que “es posible que nos acerquemos”.

Por eso se está ampliando el número de camas en las ucis, que ya ha subido de 7.000 a 8.000 y que, en caso de necesidad, podría aumentar hasta 10.000.

Desde el comienzo de la pandemia se han notificado en Francia 96.678 muertos por covid y más de 4,8 millones de contagios.

Desde octubre están cerrados todos los establecimientos de vida social, como bares, restaurantes, cafés, cines, teatros, salas de espectáculos, museos o gimnasios.

Desde el fin de semana, en todo el país está prohibido desplazarse fuera de un radio de diez kilómetros en torno al domicilio salvo que se tenga una justificación válida y tienen que mantener bajada la persiana todos los comercios que no se consideran esenciales.