Gobierno haitiano ajusta precios de combustibles en medio de violentas protestas

0
13
Puerto Príncipe (PRENSA LATINA).- El Gobierno de Haití anuncio hoy el ajuste de precios del diésel, en medio de las protestas contra el desabastecimiento que paralizaron la capital y otras ciudades del país.
De acuerdo con el primer ministro interino, Jean Michel Lapin, la gasolina mayormente utilizada por la transportación pública mantendrá sus precios estables, mientras se incrementa el costo del diésel consumido por agentes que no precisan subvención.
La modificación entrará en vigor en el próximo pedido y permitirá al Estado cubrir el 80 por ciento de la deuda del gobierno con las compañías privadas, que se acerca a los 100 millones de dólares, aseguró el funcionario.
Lapin confirmó que este martes arribó al país un primer cargamento de 140 mil barriles de productos petroleros y se esperan otros 20 mil adicionales este miércoles.
El anuncio del jefe de Gobierno aflora mientras el país experimenta una fuerte crisis con el abastecimiento, que llevó a decenas de manifestantes a las calles este lunes y martes en protesta contra la penuria de los carburantes.
También se paralizó la transportación colectiva, y muchos centros docentes, negocios e instituciones públicas y privadas estuvieron cerradas en estas dos jornadas.
Los inconformes criticaron la gestión gubernamental para mantener el suministro estable de los derivados del petróleo, y sugirieron que la escasez formó parte de una estrategia para incrementar sus costos.
La semana pasada, Lapin insinuó un posible aumento del precio del combustible, subsidiado por el Estado, por su incapacidad de cumplir los compromisos con el desarrollo social.
Explicó que el Gobierno subsidia el combustible en dos niveles, prescinde de los impuestos y ofrece una subvención para estabilizar los precios en los surtidores, por lo que por cada envío pierde unos 110 millones de dólares.
Los productos petroleros que arribaron hoy al país deberán estar disponibles en los surtidores a partir de este miércoles y jueves, luego de tres semanas de racionamiento que provocó largas filas en las estaciones de servicio y la reventa ilegal a precios elevados