Harden está preparado para jugar con dolor

0
37

Houston (EE.UU.), 17 dic (EFE).- La marcha triunfal de los Rockets de Houston se mantuvo una jornada más al vencer por 115-111 a los Bucks de Milwaukee y todo a pesar de jugar el tercer partido en cuatro noches y tener al escolta estrella James Harden como duda antes del encuentro que se disputó en su campo del Toyota Center.

El motivo, los dolores que siente en la rodilla derecha tras la contusión que sufrió la noche anterior durante el partido que también ganaron por 124-109 a los Spurs de San Antonio.

Sin embargo, tras consultar con el doctor del equipo, Harden decidió salir a jugar aun que no pudiese tener la misma explosividad en su juego y además sentir dolor.

Pero nada de eso le impidió que al concluir el partido tuviese 31 puntos y fuese el líder del ataque de los Rockets que lograron la decimotercera victoria consecutiva.

“No me sentía bien del todo, pero el médico vino y me dijo que va a haber dolor por un tiempo, pero puedes superarlo”, declaró Harden al concluir el partido. “No puede empeorar, pero va a ser muy doloroso hasta que, obviamente, le des algo de tiempo. Una vez que dijo eso, pensé: ‘Vamos'”.

Harden, quien lidera la NBA en anotaciones (31,5 puntos por partido) y ocupa el segundo lugar en asistencias (9,3), admitió que no sabía cuánto tiempo el dolor en la rodilla sería un problema.

Sin embargo, subrayó que no tiene intención de perder ningún partido, diciendo que recibirá tratamiento en el día libre de los Rockets y estará listo para jugar el lunes contra los Jazz de Utah Jazz, que llegan diezmados de nuevo al partido.

Harden, que acabó el partido con 8 de 21 tiros de campo contra los Bucks y sólo se ha perdido tres partidos en las últimas tres temporadas, reconoció que se pudo mover como lo hace normalmente, pero al final se ganó y era lo único que contaba.