Industriales de Herrera advierten riesgo de crisis por alza del dólar

0
450

SANTO DOMINGO.- El presidente de la Asociación Nacional de Empresas e Industrias de Herrera (ANEIH), advirtió el riesgo de que se cree una crisis de grandes proporciones impensables ante la poca disponibilidad del dólar y el alza acelerada que registra la tasa de cambio.

Leonel Castellanos Duarte, presidente de la Aneih,dijo que  los agentes económicos siguen confrontando serias dificultades para encontrar divisas en cantidad suficiente para sus transacciones comerciales,  en el marco de una devaluación que tiene ya 15 semanas consecutivas acelerando su ritmo de desvalorización.

Añadió que la tasa oficial del Banco Central (BCRD) se encuentra al día de hoy en RD$55.66 superando la tasa del US$ que se proyectaba en el presupuesto 2020 para el final del año de RD$55.49, y lo que es peor- precisó- cuando la moneda extranjera se consigue, es a un costo muy por encima de RD$58.50 por dólar.

“De ahí que estimamos que el Banco Central debe intervenir urgentemente el mercado cambiario inyectando dólares a la economía como en anteriores ocasiones, aunque con la salvedad de que debido a la coyuntura irregular que desenvuelve la economía del país causada por la disminución en el ingreso de divisas del turismo, remesas y zonas francas, se establezcan mecanismos de controles institucionales para que la divisa llegue a los sectores importadores de la economía que, como la industria y el comercio, verdaderamente necesitan y demandan de la moneda extranjera para la compra de su materia prima y cumplir con sus obligaciones”, señaló Castellanos Duarte.

Consideró que el Banco Central debe enviar una clara señal de confianza y tranquilidad al mercado, evitando a la vez que un sector especulativo en la economía genere un mayor nerviosismo creando escasez y devaluación de la moneda”.

En esa línea de pensamiento, el dirigente empresarial sugirió que el radio de alcance de la Plataforma Electrónica de Negociación de Divisas del Banco Central, abarque la participación de los sectores productivos e importadores debidamente identificados, a fin de que con la intermediación del sector financiero, estos puedan solicitar sus necesidades de divisas a través de la misma, y de esta manera evitar un mercado especulativo con la moneda extranjera.