Alcalde de NY quiere instalar detector de armas en metro tras tiroteo en Brooklyn

0
6

Redacción Internacional.- El alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, está ejerciendo presión para lo que podría suponer una adopción más amplia de sistemas de vigilancia de armas en cualquier ciudad del mundo.

Tras un tiroteo masivo en una estación de metro de Brooklyn el 12 de abril que dejó a 23 personas heridas (milagrosamente, nadie murió), Adams dice que le gustaría ver más tecnología de vigilancia de armas en cientos de estaciones de metro de la ciudad.

Adams dijo a la estación de radio WNYC que su oficina ha estado buscando tecnologías que no requieran vaciar los bolsillos de los neoyorquinos, “simplemente caminas con normalidad a través del sistema. Ni siquiera es detectable que los dispositivos están allí. Creemos que hay una gran promesa en esta tecnología”. El alcalde agregó que la ciudad quiere “hacer algunos proyectos piloto para probar el uso de la misma”.

El alcalde es un conocido defensor de la tecnología de reconocimiento facial entre otros sistemas de vigilancia.Otras ciudades como San Francisco han prohibido por completo esta tecnología, y los estudios han demostrado que sistemas policiales similares pueden ser poco fiables y bastante problemáticos, especialmente en lo que respecta a la raza.

El metro de la ciudad de Nueva York es uno de los sistemas de metro más grandes del mundo, con más de 400 km de vías conectadas y 472 estaciones individuales, lo que hace que cualquier adaptación de todo el sistema sea una tarea abrumadora. Sin mencionar que la oficina del alcalde no controla lo que entra en las estaciones de metro; esa es una tarea de la MTA, supervisada por el gobernador del estado de Nueva York.

No es que la MTA sea conocida por su buen funcionamiento. Muchos han criticado a la organización por una cámara de seguridad crucial que, según se informa, no funcionaba durante el ataque del martes. El presidente de la MTA, Janno Lieber, trató de eludir las quejas sobre la cámara rota en Morning Joe, explicando que hay 600 cámaras en esa línea que registraron por dónde entró el presunto tirador a la estación. Pero los funcionarios de la MTA han evitado reiteradamente dar más detalles a la prensa sobre el estado del sistema de vigilancia.

Lieber también dijo que estaban buscando tecnología que no fuera invasiva, y agregó que “lo que no vamos a hacer es crear un entorno en el que las personas no puedan seguir con su vida normal o crear algo que no sea práctico. Esta es nuestra plaza pública. Este es el espacio público sagrado de Nueva York… es lo que hace que Nueva York sea posible”.

El alcalde no ha entrado en detalles sobre si tendrían que instalar esta tecnología en cada estación, pero señaló que el presunto agresor ingresó al metro en la estación Kings Highway en Brooklyn antes de abrir fuego a ocho kilómetros de la estación de la calle 36, lo que significa que cada estación necesitaría incluir esta tecnología para que tenga el efecto deseado. El número de pasajeros del metro disminuyó ligeramente después del tiroteo, ya que muchos usaron otros métodos de transporte preocupados por su seguridad.

El mes pasado, Adams también mencionó que quiere llevar la tecnología de detección de armas a las escuelas de la ciudad.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) ha criticado a Adam por esta y otras partes de su promesa de acabar con la violencia armada. En un comunicado, el asesor principal de política de la organización, Michael Sisitzky, se refirió a las políticas de Adam como un regreso a las notorias “ventanas rotas” y las políticas de detención y cacheo de finales de los 90 y principios de los 2000.

“El plan del alcalde está repleto de malentendidos basados ​​en el miedo sobre lo que mantiene seguras a las comunidades”, dijo Sisitzky.