Funcionarios de la campaña de Trump, liderados por Rudy Giuliani, supervisaron la trama de los electores falsos en siete estados

0
29

Washington (CNN) — Funcionarios de la campaña de Trump, liderados por Rudy Giuliani, supervisaron los esfuerzos en diciembre de 2020 para presentar electores ilegítimos de siete estados que Trump perdió, según tres fuentes con conocimiento directo del plan.

Las fuentes dijeron que los miembros del equipo de campaña del expresidente Donald Trump estaban mucho más involucrados de lo que se sabía en el plan, un principio básico del complot más amplio para anular la victoria del presidente Joe Biden durante el conteo de votos electorales por el Congreso el 6 de enero.

Giuliani y sus aliados coordinaron los detalles del proceso estado por estado, dijeron las fuentes a CNN. Una de las fuentes dijo que hubo múltiples llamadas de planificación entre funcionarios de la campaña de Trump y operativos estatales del Partido Republicano, y que Giuliani participó en al menos una llamada. La fuente también dijo que la campaña de Trump seleccionó a simpatizantes para pasar por electores, sostuvo salas de reuniones en las casas de los estados para que los electores falsos se reunieran el 14 de diciembre de 2020, y circuló borradores de certificados falsos que finalmente se enviaron a los Archivos Nacionales.

Trump y algunos de sus principales asesores alentaron públicamente el plan de «electores alternativos» en Pennsylvania, Georgia, Michigan, Arizona, Wisconsin, Nevada y Nuevo México. Pero tras bambalinas, Giuliani y funcionarios de la campaña de Trump coreografiaron activamente el proceso, dijeron las fuentes.

Uno de los falsos electores de Michigan se jactó en un evento reciente organizado por una organización republicana local de que la campaña de Trump dirigió toda la operación.

«Luchamos para sentar a los electores. La campaña de Trump nos pidió que lo hiciéramos», dijo Meshawn Maddock, copresidente del Partido Republicano de Michigan, en un acto público la semana pasada que fue organizado por el grupo conservador Stand Up Michigan, según una grabación obtenida por CNN.

Maddock fue también uno de los 16 partidarios de Trump de Michigan que actuaron como falsos electores y firmaron el certificado ilegítimo que se envió a los Archivos Nacionales.

«Fueron Rudy y estos personajes inadaptados los que empezaron a mandar», dijo un exempleado de la campaña de Trump. «La campaña estaba lanzando bastante m*erda a la pared para ver qué se pegaba».

Fundamental para el plan del 6 de enero

Este complot fue fundamental para el plan de Trump para que el entonces vicepresidente Mike Pence echara a los electores de Biden y los reemplazara con los electores del Partido Republicano el 6 de enero durante el conteo de los votos electorales por parte del Congreso.

También ha sido objeto de un renovado escrutinio por parte de la comisión selecta del 6 de enero y de los fiscales generales de los estados, planteando preguntas sobre la participación de la campaña de Trump y si se infringió alguna ley.

El presidente de la comisión, el representante Bennie Thompson de Mississippi, dijo a los periodistas este jueves que el panel está investigando si hubo una conspiración más amplia o la participación de la Casa Blanca de Trump en la creación o presentación de estos electores falsos.

«Esa es una preocupación», dijo Thompson.

En su carta de citación enviada a Giuliani el martes, la comisión de la Cámara de Representantes se refiere específicamente a sus esfuerzos para convencer a las legislaturas estatales de anular los resultados de las elecciones. El documento cita los comentarios de Giuliani de diciembre de 2020 en los que instó públicamente a los legisladores de Michigan a otorgar los votos electorales del estado a Trump.

Uno de los electores a favor de Trump en Pensilvania, Sam DeMarco, dijo a CNN que hubo una disputa de última hora, en la que los electores del Partido Republicano del estado presionaron a los funcionarios de la campaña de Trump para agregar advertencias legales al certificado falso para decir que solo eran electores en espera, en caso de que se sostuvieran los desafíos legales de Trump.

Los documentos falsos de Pennsylvania y Nuevo México añadieron finalmente estas advertencias, pero los documentos de los otros cinco estados afirmaban explícitamente, de forma falsa, que los electores a favor de Trump eran los electores legítimos.

No está claro que ninguno de los falsos electores haya participado en sesiones de estrategia con altos cargos de la campaña de Trump. Pero tanto Maddock, de Michigan, como DeMarco, de Pennsylvania, afirmaron que estuvieron en contacto directo con miembros de la campaña de Trump.

Muchos de los implicados en la trama, incluido Maddock, se mantienen en sus acciones y siguen impulsando la mentira de que las elecciones de 2020 fueron robadas. Giuliani, un portavoz de Trump y un representante de Stand Up Michigan no respondieron a las solicitudes de comentarios de CNN.

Impulsando la mentira del robo de las elecciones

Después de que Trump fracasara en su intento de impedir que los estados en disputa certificaran la victoria de Biden, los funcionarios de la campaña de Trump, encabezados por Giuliani, lanzaron un esfuerzo paralelo para interrumpir y socavar el proceso del Colegio Electoral. Esto incluyó la promoción pública de falsas afirmaciones de fraude, mientras se exploraban silenciosamente las vías, cada vez menores, para anular los resultados.

Trump esperaba que los legisladores republicanos de los siete estados en disputa sustituyeran a los electores auténticos de Biden por la lista de electores del Partido Republicano, y que Pence sentara a esos electores durante la sesión conjunta del Congreso el 6 de enero.