ISRAEL: Enfrentamientos y amenazas mientras llega la ayuda humanitaria

0
11

ISRAEL (EURONEWS).- Frágil tregua entre Hamás e Israel. La primera jornada de alto el fuego en Gaza, que entró en vigor la madrugada del viernes, estuvo salpicada por incidentes aislados en la Cisjordania ocupada y Jerusalén.

La Explanada de las Mezquitas de la Ciudad Vieja fue escenario de algunos de ellos. Enfrentamientos que han sido objeto de la crítica de Naciones Unidas, que ha exigido que se respeten los lugares sagrados y «evitar las provocaciones que puedan hacer subir la tensión».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó el viernes a «detener la violencia entre comunidades, entre los extremistas de los dos lados». Y aseguró que no ha habido ningún cambio en su compromiso con la seguridad de Israel, pero insistió en que una solución de dos estados que incluya un estado para los palestinos sigue siendo «la única respuesta» a ese conflicto.

Todo tras 11 días de fuego cruzado y más de 250 muertos, la mayoría palestinos, en la escalada bélica más grave en la región en siete años.

Amenazas en medio de una calma tensa

Pero la tensión sigue latente: las facciones armadas palestinas advierten que siguen listas para luchar mientras Israel despliega su artillería en Sderot, cerca de la frontera con la Franja de Gaza, como señal de que Tel Aviv está dispuesta a atacar de nuevo. El Primer Ministro Benjamin Netanyahu ha prometido responder con «un nuevo nivel de fuerza» ante una eventual agresión en cualquier lugar de Israel.

Entretanto, llega la ayuda humanitaria urgente tras unos bombardeos que han destruido 450 edificios en la Franja de Gaza, entre ellos seis hospitales, nueve centros sanitarios y una planta desalinizadora de agua, según datos de la ONU.

Varias organizaciones han distribuido materiales para el suministro de agua y combustible con los que esperan cubrir las necesidades de 72.000 personas. Y Naciones Unidas ha asignado 4,5 millones de dólares adicionales del Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF) para paliar la crisis humanitaria quese ha traducido ya en al menois 90.000 personas desplazadas.