Italia recupera un pacto entre Gadafi y Berlusconi para frenar la migración

0
42

ROMA (AGENCIAS).-Negociado en secreto en 2008, cuando Muamar al Gadafi maniobraba para reintegrarse en la comunidad internacional, el “tratado de amistad” rubricado por el dictador libio y el entonces primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, supuso un cambio de paradigma en el Mediterráneo.

Consciente de que el creciente flujo de inmigrantes subsaharianos era una de las principales preocupaciones de los políticos europeos, el tirano se ofreció como barrera natural a cambio de ayuda económica y restitución política.

Escenificado en Bengasi y presentado como “una compensación por los 32 años de gobierno colonial de Italia (1911-1943)”, el pacto preveía entregar a Gadafi 5.000 millones de euros a cambio, entre otras cosas, de que frenara la migración africana a Europa.

El acuerdo incluía, además, formación específica para la Guardia Costera libia, patrulleras y otro equipamiento logístico, así como financiación para que esos migrantes quedaran varados en Libia, donde asumieron los trabajos precarios.

Siete años después de la caída del autócrata, a la que contribuyeron Italia y otras potencias internacionales a través de la OTAN, el Gobierno liderado por Giuseppe Conte y Matteo Salvini y el Ejecutivo sostenido por la ONU en Trípoli han recuperado el polémico pacto, en términos muy similares.

“Faltan conocer los detalles, pero el pacto firmado el pasado día 7 en Trípoli es el mismo que firmaron Gadafi y Berlusconi y que se suspendió tras la revolución” que en 2011 acabó con la vida del dictador, dice a Efe Essam al Gaiti, excorresponsal libio en Túnez.