La Clase 2020 del Salón de la Fama finalmente tuvo su ceremonia

0
5

Este año, debido a la pandemia del COVID-19, no tuvimos la clásica ceremonia del Salón de la Fama junto al parate del All-Star. La gala de la Clase 2020 fue reprogramada para este sábado 15 de mayo, donde nueve leyendas tuvieron la oportunidad de ser inmortalizadas para siempre.

La nómina de ingresantes estuvo liderada por el trío de Kobe Bryant, Tim Duncan y Kevin Garnett. A ellos se unieron Eddie Sutton, Rudy Tomjanovich, Tamika Catchings, Kim Mulkey, Barbara Stevens y Patrick Baumann.

El evento comenzó con la inducción de Kevin Garnett. The Big Ticket compartió algunas historias personales frente al público, como sus grandes duelos en cancha contra sus colegas de generación, Tim Duncan y Kobe Bryant. KG quedó inmortalizado entonces en Springfield gracias a su largo palmarés: 15 nominaciones al All-Star, 9 veces All-NBA, 12 All-DefensiveMVP de la 2003-04, campeón con Boston Celtics en 2008, y Jugador Defensivo de la 2007-08.

Después de los galardones a la leyenda de Timberwolves y Celtics, fue el turno de Barbara Stevens. La entrenadora es una de las pocas en llegar a los mil triunfos en el baloncesto femenino de Estados Unidos. Además cosecha varios títulos por más de tres décadas con la universidad de Bentley.

Eddie Sutton también tuvo su momento de inducción en la Clase 2020, a un año de su fallecimiento. Fue elegido cuatro veces como Coach of the Year a nivel nacional en Estados Unidos, ocho veces mejor entrenador de su conferencia en la NCAA, y fue el primer entrenador en la historia de la NCAA en llevar a cuatro escuelas distintas al torneo de la NCAA.

Tras Sutton, llegó el turno de una leyenda de la WNBA. Tamika Catchings subió al escenario y tuvo un emotivo discurso. Tamika llega a lo más alto del baloncesto gracias a su brillante carrera con 10 elecciones al All-Star, un campeonato y MVP de las Finales en 2012, y un MVP de temporada regular en 2011.

Después fue el momento de homenajear de manera póstuma a Patrick Baumann. El ex directivo del baloncesto internacional fue reconocido por sus contribuciones como ejecutivo de FIBA por muchos años y miembro del Comité Olímpico Internacional por más de diez años.

Otro momento fuerte llegó después. Fue el turno del legendario entrenador Rudy Tomjanovich. El ex coach lideró a los Houston Rockets al título en 1994 y 1995, y es uno de los únicos tres entrenadores de la historia que son campeones de la NBA y también campeones olímpicos. Tomjanovich habló sobre lo que el deporte significa para él, agradeciendo sobre todo por las grandes personas que el baloncesto le presentó.

Antes de los platos más fuertes de la noche, fue el turno de condecorar a Kim Mulkey, quien lideró a las Baylor Bears hacia tres campeonatos de la NCAA, y se encuentra en el tercer puesto de los entrenadores de la competencia con mayor porcentaje de victorias.

Tras Mulkey, llegó la hora de homenajear a unos de los mejores jugadores de todos los tiempos. Tim Duncan subió al escenario para dedicar un discurso que pocas veces (o nunca) se le había visto dar. El reservado jugador, tuvo palabras muy emotivas hacia Gregg Popovich, el único entrenador que tuvo en su carrera NBA, y hacia varios de sus históricos compañeros.

Duncan es considerado por muchos el mejor ala pívot de la historia. Fue 15 veces All-Star, cinco veces campeón de la NBA, tres veces MVP de las Finales y dos veces MVP de temporada regular. Es el único jugador en la historia de la NBA con más de mil victorias con un mismo equipo, lo que consiguió gracias a sus 19 años con San Antonio Spurs.

La última despedida a Kobe Bryant

Para finalizar la noche, con todas las emociones por lo alto, llegó el turno de reconocer una vez más a Kobe Bryant. Su esposa Vanessa subió al escenario acompañada del mismísimo Michael Jordan, y compartió cuánto significó para Kobe su consagración al Salón de la Fama, y el impacto de su legado no tan solo en el mundo del baloncesto, sino en general.