La crisis argentina golpea al asado, uno de los rituales sagrados

0
10

Buenos Aires (EFE).- La recesión que vive Argentina ha impactado en el día a día de sus habitantes a muchos niveles, entre ellos en la capacidad de saciar su apetito carnívoro, ya que el precio de la carne se ha convertido en un obstáculo para llevar a cabo uno de los rituales más sagrados del país: el asado.

La carne vacuna argentina, que goza de gran fama internacional por su calidad, tiene un coste cada vez más restrictivo para los habitantes del país austral debido a la enorme inflación que arrastra su economía, principalmente desde abril de 2018.

En este sentido, las reuniones alrededor de la parrilla en una comida familiar o en el ático de un amigo para charlar y degustar los cortes típicos del asado no han podido escapar al terremoto económico.

“La proporción de venta de asados ha mermado mucho. Si antes (los argentinos) comían un asado todos los fines de semana, ahora lo van a comer cada mes o dos meses el que puede”, afirma a Efe Alberto Williams, presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de Buenos Aires.

Según la encuesta de supermercados de mayo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) de Argentina, el coste de la carne respecto al mismo período del año anterior aumentó un 67,1 %, lo que lo convierte en el grupo alimenticio más encarecido.

Para entender la magnitud de esta cifra, en ese mismo intervalo de tiempo el salario de la población solo creció un 38,5 %, una pérdida de poder adquisitivo que les aleja de una experiencia que va más allá de su valor nutricional.

“Es una comida que implica una reunión social casi esencialmente. De hecho, me acuerdo que una vez me hice un asado para mí solo y me sentía como culpable”, explica a Efe Diego Díaz, antropólogo especializado en alimentación.

Para Díaz, existe una necesidad de estar con gente y compartir “no solo una porción de carne, sino compartir experiencias, sentimientos, ideas, discusiones, debates, risas y chistes”.