La violencia vuelve a Hong Kong en marcha prohibida

0
8

HONG KONG (AGENCIA EFE).– Decenas de miles de personas desafiaron la prohibición de la policía de salir a las calles a manifestarse en Hong Kong y participaron hoy en una marcha que no estaba autorizada, en la cual se están produciendo numerosos incidentes violentos.

Alrededor de las 17.30 hora local (09.30 GMT), tres horas después de que comenzara una marcha prohibida, la policía antidisturbios disparó cañones de agua que contenían tinte azul y rondas de gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes en el Almirantazgo, un área donde se encuentra la sede del Gobierno.

La acción se produjo tras una hora de acciones violentas de varios grupos de manifestantes, que arrojaran ladrillos, cócteles molotov y huevos a la policía. Un vehículo de cañón de agua se incendió después de que le arrojaran una bomba de gasolina.

La marcha comenzó en Causeway Bay, donde miles de manifestantes abarrotaron este área comercial en la isla de Hong Kong para conmemorar el Día Internacional de la Democracia que se celebra el 15 de septiembre.

Pequeños grupos de personas, que lucían la ropa negra característica del movimiento antigubernamental, utilizaron objetos como contenedores de basura en la carretera y conos de tráfico para construir barricadas contra la policía, que se desplegó en distintos distritos y en zonas sensibles como las estaciones de metro cercanas.

En un comunicado, la Policía de Hong Kong advirtió a los manifestantes que detengan “sus actos ilegales” y abandonen la escena de inmediato ya que sus acciones violentas “representan una grave amenaza para la seguridad pública en las cercanías”.

La idea de realizar una manifestación hoy fue iniciada por el Frente de Derechos Humanos Civiles, un grupo prodemocrático que estuvo detrás de tres protestas masivas celebradas entre junio y agosto, cada una de las cuales atrajo a más de un millón de personas.

Sin embargo, la policía se negó a aprobar el plan del frente para el 15 de septiembre, debido a que la fuerza podría no ser capaz de mantener el orden “si hubiera otros dos millones de personas uniéndose a la marcha”.