Leonel Fernández asegura suspensión de elecciones fue un crimen contra la democracia

0
83

SANTO DOMINGO.- El ex presidente Leonel Fernández consideró este lunes que la anulación de las elecciones municipales del 16 de febrero fue un crimen contra la democracia dominicana.-

“No fue ni sabotaje, ni error, ni caso fortuito. Para el grueso de la población, lo que en realidad ocurrió en las elecciones municipales fue un crimen flagrante contra la democracia dominicana”, sostuvo el líder de la Fuerza del Pueblo durante un escrito en su columna Observatorio Global, en el Listín Diario.

Fernández dijo que en principio, para distraer la atención de lo ocurrido, las autoridades diseñaron un pésimo guión para una película de ficción, lanzando una cortina de humo, con la que se procuraba responsabilizar a quienes solo habían contribuido a denunciar lo acontecido.

Sostuvo que Bajo el efecto de las protestas y de la presión popular, el gobierno se vio compelido a realizar lo que era un clamor generalizado: que se realizase una auténtica investigación sobre lo acontecido, que permitiese restituirle confianza y credibilidad al sistema electoral nacional.

Leonel Fernández dice en su escrito que uno de los resultados de la suspensión de las elecciones municipales, es que decretó la muerte del voto automatizado.

“Esto así, no porque este sistema de votación fuese intrínsecamente malo, sino por el hecho de que la Junta Central Electoral, ni en las primarias del 6 de octubre, ni en la actualidad, estableció las medidas técnicas imprescindibles para garantizar la integridad del proceso electoral”, precisó.

El ex presidente Leonel Fernández asegura que el enojo y el enfado que actualmente expresa el pueblo dominicano obedece no solo a la suspensión de las elecciones también a otras razones.

“Obedece a que sufre con impotencia, por acciones del gobierno, el deterioro de nuestras instituciones democráticas; el engaño, la mentira y la manipulación; el debilitamiento del Estado de derecho; y el irrespeto a la Constitución”, subrayó.