Llegan a Brasil los taxis aéreos por 100 dólares

0
32

SAO PAULO (YAHOO FINANZAS).-Basta activar el teléfono celular y apretar un par de botones táctiles para que un helicóptero te recoja y te haga sobrevolar por los cielos de algunas ciudades brasileñas.

Esta es la propuesta de Cabify, la compañía española de transporte privado que más éxito está cosechando en ese sector en América Latina, y sobre todo en Brasil.

Con un valor que fluctúa entre 100 y 200 dólares, esta opción de transportación urbana lleva unos pocos meses de implementación en el gigante sudamericano pero, al parecer, la gran demanda que ha generado ya ha provocado que sus servicios estén colmados para no pocas fechas.

“No para de crecer, porque es una necesidad básica en el transporte urbano de esta ciudad”, explica Daniel Bedoya, responsable de Cabify Brasil, para el diario español El Mundo.

De acuerdo con este reporte, en una ciudad como Sao Paulo, caracterizada por una congestión vehicular de más de 240 kilómetros de atasco y un promedio diario de casi tres horas, solamente para desplazarse al trabajo, se hace muy práctico que ciertas personas accedan al Hotel Blue Tree de Faria Lima, desde cuya azotea funciona uno de los cinco helipuertos desde los que despegan las naves de Cabifly.

“Hace un mes asaltaron a un compañero que iba en taxi a una reunión”, confiesa Gabriel Amadei, un ingeniero de 33 años que necesita desplazarse al aeropuerto internacional de Guarulhos para encontrarse con un cliente. “Desde entonces, mis jefes se están planteando usar este transporte para algunos trabajadores, y yo soy el conejillo de indias”.

Allí, lo espera la representante de Voom, la empresa responsable de la flota aérea, asociada a Cabify. Es esta persona quien interactúa con el cliente, le informa sobre el clima en la ciudad y monitorea su entrada al helicóptero.

De acuerdo con estadísticas recientes, cada cinco minutos hay cuatro helicópteros en pleno funcionamiento, recibiendo o despidiendo a clientes en São Paulo, la ciudad número uno en el mundo en este tipo de tráfico aéreo, con una flota de 697 aeronaves, 198 helipuertos (privados, comerciales y estatales) y la única torre de control exclusiva para este transporte. Hasta el momento, Cabify opera en cinco de ellos.

Fotografía del 19 de septiembre de 2017, de un empresario a bordo de un helicóptero que pidió a través de la aplicación Cabify. EFE/Sebastião Moreira

“En un día bueno llego a hacer 15 vuelos, pero la media son unos 10”, asegura el piloto Amaury Kreissler.

Con un crecimiento mensual del 70% en el número de llamadas desde que se implantó hace un año, Cabify tiene en todo Brasil a su primer cliente.

“Los atascos y la inseguridad son los motivos principales para quienes escogen esta opción. Hemos democratizado un transporte que antes era para la élite, con precios asequibles para la clase media”, explica Bedoya.

El directivo admite que, con la crisis económica en el país, no pocas personas en Sao Paulo propietarias de helicópteros, decidieron venderlo, por lo que ahora, para transportarse, recurren a empresas de alquiler y a aplicaciones digitales como Cabifly.