Los Celtics de Boston barren a los Cavaliers de LeBron

0
34

BOSTON (NBAMANIACS).-Los Celtics confirmaron que ahora mismo son el equipo más fuerte del Este y un claro candidato a todo en la 2017-18. Anoche, en el TD Garden, sacaron de la pista por momentos a los Cavaliers (102-88). Cuarta victoria seguida para Boston, líder de conferencia con 31-10 y segundo mejor balance de toda la liga, sólo por detrás de los Warriors. Para Cleveland, quinta derrota en siete partidos. Son terceros del Este con 25-13.

Los Cavaliers, cuya máxima ventaja fue de dos puntos, jamás pudieron llevar la iniciativa ante un rival muy compensado en el trabajo colectivo y donde Terry Rozier, con 20 puntos, fue el máximo anotador del encuentro. Kyrie Irving, quien se medía por segunda vez a su antiguo equipo y lo hacía envuelto en noticas sobre sus días finales en Ohio, tuvo una noche más aciaga en el tiro (0/5 en triples), pero ese citado trabajo coral, con nadie en doble-doble de los hombres de Brad Stevens pero muchos con interesantes aportaciones, fue suficiente.

Cansancio en Cleveland

Los Cavaliers estaban dentro de un back to back, después de haber vencido 24 horas antes a los Blazers. Tras ello, viaje desde Cleveland a Boston, que no jugaba desde el 31 de diciembre. Los Celtics estaban más frescos, con ese respiro que les empieza a dar un calendario que les ha hecho jugar ya a día 3 de enero la mitad de los encuentros de la liga regular.

Kevin Love tuvo que sentarse por problemas en el tobillo derecho y finalmente enfiló el camino de los vestuarios. LeBron James, 19 puntos, volvió a ser el referente de unos Cavaliers que parecieron algo agotados sobre la pista. El encuentro quedó prácticamente sentenciado al inicio del último cuarto y Tyronn Lue decidió dar reposo a su estrella.

Thomas no jugó, pero fue ovacionado

Antes del encuentro, Isaiah Thomas realizó trabajo de bicicleta estática, pero en ningún momento significó que fuera a jugar en el TD Garden. La que fue su casa desde febrero de 2015 hasta el pasado agosto no pudo ver al base vestido de corto, toda vez que el plan inicial de los médicos con él es evitar que juegue dos veladas consecutivas. Al haber debutado contra los Blazers, se sentó contra Boston, lo que no impidió que entre el primer y el segundo cuarto fuera ovacionado por su antigua afición.