Los Rangers serían primer equipo con estadio lleno

0
15

TEXAS (AP).-Los Rangers de Texas podrían tener casa llena cuando abran al telón de su temporada el próximo mes tras estrenar su nuevo estadio con capacidad para 40.518 butacas sin fanáticos la pasada campaña.

Si ello se concreta, los Rangers serían el primer equipo del béisbol de las Grandes Ligas o en todas las principales ligas profesionales de Estados Unidos con máximo aforo desde que la pandemia de coronavirus paralizó el deporte hace justo un año atrás.

En el mismo día que entró en efecto una directriz del gobernador de Texas Greg Abbott para permitir que los negocios en el estadio operen al 100% de su capacidad, el presidente de operaciones y CEO de los Rangers Neil Leibman dijo que el equipo confía poder jugar con esas condiciones en su fecha inaugural — el 5 de abril — contra los Azulejos de Toronto.

Las autoridades locales podrían imponer “estrategias de mitigación” como una capacidad reducida si las hospitalizaciones causadas por COVID-19 exceden el 15% de la capacidad de los hospitales en su región en ciertos periodos.

Pese a su directriz, Abbott ha recomendado a la población seguir cumpliendo las medidas de distanciamiento social y usar mascarillas, aunque ya no es algo obligatorio.

Los Rangers sí exigirán el uso de cubrebocas en los juegos, salvo para comer y beber en sus butacas, como ocurrió en los juegos de postemporada que MLB escenificó en su estadio en octubre.

Después de que los Rangers jugaron sus 30 partidos en casa durante la temporada 2020 acortada sin fanáticos, MLB permitió aproximadamente un 28% de capacidad en el estadio de techo retráctil para la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y la Serie Mundial que se jugaron allí exclusivamente. Abbott estuvo presente para el primer partido de la Serie Mundial, donde pudo entregar el “¡Play Ball!” mensaje ante una multitud de 11.388 personas.

Texas ha estado permitiendo que algunos fanáticos asistan a eventos deportivos desde las escuelas secundarias hasta las principales ligas profesionales desde el verano pasado, y la mayoría de los equipos y ligas han mantenido la asistencia a niveles muy reducidos.