Machado niega tener algo que demostrar con San Diego

0
5

FLORIDA (AP).-Manny Machado pudo concentrarse sólo en el béisbol durante el receso previo a esta campaña. Y ello marca ya una diferencia respecto de lo ocurrido el año anterior.

“Fue bueno, fue un receso normal para mí”, dijo Machado el martes, antes de que los Padres de San Diego realizaran su primer entrenamiento de la pretemporada con plantel completo. “Pude ejercitarme, tener un receso completo, sin preocuparme por los negocios”.

Un año atrás, el toletero cuatro veces elegido al Juego de Estrellas y dos veces galardonado con el Guante de Oro como antesalista, seguía siendo agente libre a estas alturas de la pretemporada. Terminó firmando un contrato colosal por 10 años y 300 millones de dólares y tuvo después una decepcionante primera campaña con los Padres.

“Creo que ahora Manny tiene una página en blanco. Finalmente fue a casa en el invierno y no tuvo que preocuparse por contratos, negociaciones ni nada de eso. Sólo se preocupó por ser un pelotero”, dijo el primera base Eric Hosmer. “Sabemos que él es uno de los mejores jugadores que hay. Así que el hecho de que él sólo se haya enfocado en esto nos hace sentir muy bien sobre él para este año”.

Incluso después de lanzarse al mercado de agentes libres con más decisión que la que habían mostrado en toda su historia, los Padres se quedaron fuera de los playoffs por 13er año consecutivo. Han tenido una foja negativa en las últimas nueve campañas. Y en cada una de las cuatro más recientes, han sufrido al menos 90 tropiezos.

Machado estaba ya en su novena campaña cuando debutó con los Padres. El pelotero de 27 años y ascendencia dominicana tuvo la peor cifra de su carrera, con .256 y 32 jonrones _únicamente seis en los últimos dos meses. Produjo 85 carreras, pero se ponchó 128 veces, la mayor cifra en su trayectoria.

Aunque se dijo decepcionado por su desempeño, Machado aseguró que eso está en el pasado. Negó que tenga que demostrar a la gente que sigue siendo uno de los mejores bateadores en las Grandes ligas.

“No necesito mostrar nada a nadie. Ellos saben quién soy”, dijo. “Me tienen miedo todavía cuando estoy en la caja de bateo. No importa si bateo para .100 o para .500. Simplemente tengo que salir y hacer lo mío”.